Ante la sede gubernamental, la plataforma volverá a reclamar la recuperación del poder adquisitivo perdido por las pensiones en los años en que fueron congeladas, así como la derogación del llamado “factor de sostenibilidad”, que “reduce “notablemente y de antemano las pensiones de las y los futuros pensionistas”. De igual manera, pedirá la eliminación de la nueva fórmula de revalorización de las pensiones actuales, “que nos condena a un 0,25% durante años”, sostiene la red en un comunicado que ha hecho público para la jornada. En virtud de esta fórmula, este año las pensiones han subido solo ese porcentaje, cuando el IPC se incrementará entre el 1,5% y el 2%.

En su manifiesto, Mayores en Acción también llama la atención sobre las pensiones más bajas, entre las que se encuentran las no contributivas y las de viudedad, para pedir su mejora progresiva. Esto ayudaría sin duda a reducir la enorme brecha de género existente. El 70% de las personas que cobran pensiones inferiores a 700€ son mujeres, como lo son el 80% de las que perciben pensiones no contributivas, de 369,90€ al mes.

La plataforma pedirá también una reforma fiscal progresiva “en la que prime un reparto justo y equitativo de la riqueza”, así como políticas económicas expansivas, que “fomenten la creación de empleo estable y de calidad, con salarios dignos, que como consecuencia mantengan la caja de la Seguridad Social”.

“Dicen que no hay dinero para las pensiones, pero si hay dinero para la banca (cuyo rescate no nos iba a costar un euro, pero del que se ha recuperado 3.873 millones de los 54.353 millones de euros aportados por el Estado de nuestros impuestos), o para el rescate de los concesionarios de las autopistas de pago, o el derroche en múltiples obras con sobrecostes de escándalo. Mientras los banqueros y directivos que nos han llevado a la ruina gozan de pensiones millonarias, más de 4 millones de pensionistas están por debajo del umbral de la pobreza, de los que 3 millones cobran menos de 420 € al mes. El 50% de las pensiones está por debajo del salario mínimo y en torno al 70% tiene importes inferiores a 1.000 euros” recuerdan nuestros mayores en su comunicado, que reproducimos íntegramente a continuación.

 

COMUNICADO DE LA PLATAFORMA MAYORES EN ACCIÓN

 

EN DEFENSA DEL SISTEMA PÚBLICO DE PENSIONES Y DE LOS SISTEMAS DE PROTECCIÓN SOCIAL

Este 1 de octubre, día internacional de las personas mayores, denunciamos una vez más, ante la opinión pública madrileña, la situación real de este colectivo en nuestro país, frente a la propaganda interesada del gobierno de que somos los “privilegiados” de la crisis por tener asegurada una pensión, al tiempo que se cuestiona la sostenibilidad del sistema público de pensiones, en un intento de debilitar la confianza ciudadana en el mismo, generar incertidumbre y potenciar los planes privados, a beneficio de la banca y las aseguradoras. Porque la realidad es que:

  • Dicen que no hay dinero para las pensiones, pero si hay dinero para la banca (cuyo rescate no nos iba a costar un euro, pero del que se ha recuperado 3.873 millones de los 54.353 millones de euros aportados por el Estado de nuestros impuestos), o para el rescate de los concesionarios de las autopistas de pago, o el derroche en múltiples obras con sobrecostes de escándalo.
  • Mientras los banqueros y directivos que nos han llevado a la ruina gozan de pensiones millonarias, más de 4 millones de pensionistas están por debajo del umbral de la pobreza, de los que 3 millones cobran menos de 420 € al mes.
  • El 50% de las pensiones está por debajo del salario mínimo y en torno al 70% tiene importes inferiores a 1.000 euros.
  • Las mujeres pensionistas, por haber tenido salarios inferiores a los de los hombres y por los contratos a tiempo parcial o de mayor precariedad, tienen también pensiones más bajas, siendo perceptoras del 70% de las pensiones inferiores a 700 €, y en torno al 80% de las no contributivas, de 369,90 € al mes, consecuencia de su obligada dedicación al trabajo doméstico y de cuidados, debido en el caso de estos últimos a la omisión del estado.
  • Pese a todo ello, el incremento de las pensiones, desde la reforma del PP de 2013, queda anclado en el 0,25%, con independencia de lo que suban los precios, que en el año en curso estará entre el 1,5% y el 2%. Y en ese 0,25% seguirá, según dicha reforma, mientras las cuentas de la seguridad social arrojen déficit. Un déficit que va para largo si se continúan aplicando las políticas de este Gobierno, que han desencadenado un paro masivo, la precariedad en el empleo y la caída de los salarios y, por lo tanto, de las cotizaciones a la Seguridad Social.
  • El uso abusivo del “fondo de reserva”, que en pocos años han casi agotado los más de 67.000 millones € de que disponía en 2011, sin que se busquen fórmulas que aumenten los ingresos o se asignen las partidas necesarias de los Presupuestos Generales del Estado, que son, en definitiva, los que deben garantizar el cobro de las pensiones y su suficiencia, como manda la constitución.
  • Los recortes en la Sanidad están llevando a un deterioro que puede ser irreversible en la salud de las personas mayores. Al establecimiento del copago en farmacia y otros productos imprescindibles se une la retirada de innumerables medicamentos de las listas de la Seguridad Social, por los que hay que pagar el 100% de su precio de mercado, lo que los hace inasequibles para las pensiones y rentas bajas.
  • Se están cargando la “Ley de Dependencia”. Más de 300.000 personas, con derecho reconocido a la asistencia están en lista de espera. Esto supone una carga tremenda para las familias y que muchas de estas personas mueran antes de acceder a las ayudas a que tienen derecho.
  • Los recortes en Servicios Sociales, entre los que se encuentran la ayuda a domicilio o la teleasistencia, tan necesarios para los mayores, agravan la situación de muchas personas que viven solas y en desamparo.

Por todo ello exigimos

  • Frente a las políticas austericidas, que empobrecen y arrasan derechos, políticas que fomenten la creación de empleo estable y de calidad, con salarios dignos, que como consecuencia mantengan la caja de la seguridad social. Liberar a ésta de los gastos que indebidamente se están pagando con las cotizaciones; entre otros, las subvenciones y exenciones a las empresas para supuestamente crear empleo, que no son más que transferencias de dinero público al capital privado. En todo caso, financiación con los Presupuestos del Estado y no con las cotizaciones.
  • Una reforma fiscal en la que prime un reparto justo y equitativo de la riqueza; que paguen más los que más tienen y más ganan y se acabe con la reducida aportación de las grandes fortunas y empresas multinacionales que se encuentran prácticamente exentas de pagar impuestos. Acabar con la corrupción y el derroche de dinero público.
  • La recuperación del poder adquisitivo perdido por las pensiones en los años que fueron congeladas, así como la derogación inmediata del llamado “factor de sostenibilidad”, que reduce notablemente y de antemano las pensiones de las y los futuros pensionistas, así como la nueva fórmula de revalorización de las pensiones actuales, que nos condena a un 0,25% durante años, compensando las pérdidas y garantizando, como minimo, el aumento del IPC.
  • La mejora progresiva de las pensiones más bajas, con especial tratamiento a la desigualdad hombre-mujer y a las pensiones de viudedad, dignificando también las no contributivas.
  • El cese en la privatización de la sanidad pública y la anulación de los copagos para las rentas bajas, ya sea de pensionistas o de personas desempleadas u ocupadas con bajos ingresos.
  • Dotación presupuestaria suficiente para la Ley de Dependencia, de manera que se de cobertura a todas las personas con derecho a asistencia y atención residencial.

Debemos tener claro que el futuro de las pensiones públicas, no solo de las actuales sino de las que corresponden por derecho a las generaciones que nos siguen, va a depender de nuestra unidad y de la fuerza que tengamos para defenderlas.

El mantenimiento y mejora del sistema público de pensiones y de los sistemas de protección social es posible, necesario y justo

¡Movilízate por tus derechos! ¡Participa!