A medida que salen a la luz nuevos datos sobre la operación de venta de viviendas del IVIMA a fondos de inversión privados y sobre sus consecuencias en las familias afectadas, la rabia crece entre estas. Y, con ella, la protesta. En este marco, tras la exitosa manifestación que tuvo lugar el pasado 9 de noviembre en el centro de la capital, en la que participaron miles de personas, entre ellas una importante representación de personas de las promociones vendidas, la Asociación Vecinal La Ventilla Almenara, con el apoyo de la Plataforma de Afectados por la Vivienda Pública y Social (PAVPS) y la FRAVM, promueve una manifestación en ese barrio del norte de la capital mañana sábado 14 de diciembre. Con el lema “Defendamos nuestras viviendas, no queremos que especulen con ellas. No queremos que nos obliguen a irnos de nuestros barrios”, la marcha partirá a las 12:00 del solar ubicado en la Avenida de Asturias esquina Bascones para realizar una primera parada ante la sede del IVIMA situada en la Avenida de Asturias y finalizar después en la Plaza del Movimiento Vecinal, ante una de las promociones vendidas por la Comunidad de Madrid.

Recordemos que en la citada operación de enajenación del patrimonio público, el Instituto de la Vivienda de la Comunidad de Madrid (IVIMA) ya ha vendido tres mil casas, que se hallan repartidas en once municipios de la región. De estas, 157 se encuentran en el humilde barrio de La Ventilla y son precisamente los vecinos afectados los que impulsan en primer lugar la marcha de mañana.

Estos, en un comunicado hecho público por la asociación vecinal del barrio, critican que los inquilinos afectados se enteraron de los planes de venta de sus viviendas “una vez producida la venta y por una carta recibida de los nuevos propietarios (Azora y Encasa Cibeles)”. “El IVIMA ha empezado a vender nuestros pisos a empresas dedicadas a la especulación inmobiliaria, estando detrás de toda esta operación el fondo de inversión Goldman Sanch”, denuncian, indicando que con esta venta la Administración incumple con claridad el artículo 47 de la Constitución Española.

La Comunidad de Madrid se ha embolsado 201 millones con esta operación, siendo el precio medio de cada vivienda de 67.000€, “una ganga para el comprador”, sostiene el colectivo vecinal. “Se trata por lo tanto de la venta de un patrimonio público a un precio mucho menor del real. Y ahora, estas empresas nos las ofrecen por más del doble del valor que acaban de abonar. ¡Negocio redondo!” sostienen con amargura los afectados.

“[Somos] vecinos que estrenamos estas casas y las cuidamos durante todos estos años pensando que quizá algún día pudiéramos comprarlas. Vecinos que ahora quizá tengamos que marchar de nuestra casa, de nuestro barrio, precisamente en este momento de crisis en los que para muchos es imposible encontrar otra vivienda cuyo precio podamos pagar”, indica el comunicado ciudadano, que finaliza con el listado de reivindicaciones de los afectados:

“Pedimos lo siguiente:

  • Que se paralice el proceso de venta y que no se saque a subasta ninguna promoción más.

  • Que se respeten las condiciones iniciales de nuestros contratos (renta, periodos de arrendamiento, subvenciones, opción a venta preferente, precios de venta…).

  • Que se impida la especulación por parte de los nuevos propietarios, que de momento nos están ofreciendo condiciones de compra abusivas.

  • Que se garanticen las subvenciones al alquiler para aquellos inquilinos beneficiados de las mismas por sus condiciones de renta u otras circunstancias personales.

  • Que siga existiendo la vivienda social en Madrid, gracias a la cual muchas personas pueden tener un techo”.