Como resulta habitual en los últimos tiempos, la protesta más numerosa tuvo lugar en Leganés. Allí, entre 4.000 y 4.500 personas, según datos de los organizadores, marcharon desde la plaza de los Cabezones hasta la Plaza de España para exigir la rectificación de las actuales políticas de recortes sociales, que atentan contra derechos y servicios básicos como la sanidad y la educación. Al igual que sucedió en los demás pueblos que se sumaron a la reivindicación, el acto, organizado por un espacio que agrupa a una treintena de asociaciones y colectivos de la zona sur de la región, arrancó a las 19h30. Mientras en Fuenlabrada medio millar de personas desfilaron desde la plaza de los Peces hasta la plaza del Ayuntamiento, en Getafe hicieron lo propio unas 800 personas. Otras tantas se manifestaron en Alcorcón y unas 500 personas caminaron contra los recortes en Parla, el mismo número que lo hizo en Pinto. La mitad aproximadamente protestó en las calles de Valdemoro.

Según Ángel Sánchez, de Federación Local de Asociaciones de Vecinos de Leganés, “esta acción en sí misma es un éxito y una gran experiencia en la perspectiva de buscar nuevas formas organizativas y de acción que globalicen la protesta y que en ellas estén la mayor parte de las organizaciones vecinales, sociales, sindicales y políticas. Es una apuesta estratégica, no coyuntural, de unir por abajo a todo lo que se mueve en torno a estos dos temas: la defensa de lo público y la lucha contra los recortes”.

“Los resultados han sido diferentes en todos y cada uno de los pueblos, dependiendo del nivel de organización que en ellos existe, lo que nos demuestra una vez más que sin organización por abajo el fracaso está asegurado”, sostiene el dirigente vecinal.

Los municipios representados en la Coordinadora de las Plataformas del Sur albergan una población cercana al millón de personas, de las cuales unas 112.000 se encuentran actualmente en paro. “Los parámetros socio-económicos, educativos y sociales alertan de una situación que condena a cientos de personas a la precariedad, cuando no a la exclusión social y a la más absoluta falta de perspectiva”, sostiene un comunicado que se leyó al término de la marcha de Leganés. Por eso son inconcebibles cosas como “el anuncio del recorte adicional de 10.000 millones de euros (7.000 en sanidad y 3.000 en educación), la brutal subida de las tasas universitarias, así como la aplicación de otras tasas nuevas como el peaje en la M45, la subida en la tasa de la ITV, el pago de un 30% en los centros de DIA para mayores en función de su renta per cápita, la subida en el pago de las Escuelas Infantiles,…” que “indican sin lugar a dudas que [los gobiernos del PP] han sacado la apisonadora y van a por todas”, indica el documento. Frente a este ataque “del capital”, “la última huelga general y el camino emprendido por las plataformas de la Comarca Sur, dejando a un lado nuestras diferencias y luchando por lo que nos une, nos muestran el camino a seguir”, concluye el comunicado.