En este marco, rechaza las caceroladas que se están organizando estos días en algunas zonas del barrio, ya que implican un serio peligro sanitario. Pero además, estos actos están generando tensión, división y crispación en la vecindad, lo que ayer derivó en un enfrentamiento violento que la asociación condena de manera rotunda.

En sus más de 40 años de vida, la Asociación Vecinal Avance de Moratalaz siempre ha defendido el derecho a la crítica y a la libertad de expresión y manifestación, y lo va a seguir haciendo, pero esto ha de ejercerse sin poner en riesgo la salud y seguridad del vecindario.

La entidad, que en estos dos meses de confinamiento se ha volcado en ayudar a los vecinos y vecinas más necesitados a través de la Red de Cuidados de Moratalaz y de su despensa de alimentos, reivindica un barrio pacífico, solidario y unido, pues solo unido podrá salir adelante en estos difíciles momentos. Por ello, condena cualquier tipo de violencia y apela a mantener la calma y la serenidad, sin caer en provocaciones ni llamamientos a la confrontación de minorías que no representan el sentir mayoritario del barrio.