El 12 de noviembre de 1985 Salvador Dalí y el entonces alcalde de Madrid, Enrique Tierno Galván, firmaron el acuerdo por el que el artista catalán cedía a la capital el conjunto escultórico “El dolmen de Dalí”. Dieciocho años después, el proceso de reconstrucción del Palacio de Deportes después de su incendio y las obras de las zonas aledañas comenzaron a amenazar la integridad del conjunto. Después de varios meses de gestiones y, alarmados porque las máquinas ya han comenzado a levantar el enlosado radial ayer, Juan Antonio Aguilera, portavoz de la Plataforma Ciudadana en Defensa del Dolmen de Dalí, presentó dos bocetos de la escultura en el registro de la Comunidad de Madrid. Dos bocetos firmados por Dalí en julio y octubre de 1985 que demuestran que el enlosado forma, junto con la estatua, el dolmen y el pedestal, parte indisoluble del conjunto escultórico. En el escrito que acompaña ambos bocetos afirma que “son imprescindibles para interpretar la voluntad creativa de Dalí y reclama al Ayuntamiento y la Comunidad, “que poseen las copias originales” de los acuerdos por los que Dalí cedía su obra, que lo saquen a la luz”. El escrito ha sido dirigido a los tres grupos políticos municipales y de la Asamblea de Madrid, a la presidenta regional , así como a la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad. También se transmitirá, en un futuro próximo, al alcalde y a las concejalas de Las Artes, Alicia Moreno, y de Medio Ambiente, Paz González.

Los vecinos reclaman la paralización de las obras y que se respete el enlosado de la plaza, que debe quedar recogido dentro del conjunto escultórico por la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.