En su escrito se proponen analizar qué está sucediendo para que “miles de personas, frustradas por la pérdida de derechos posterior a la crisis económica y el aumento de la desigualdad global, estén abrazando estos postulados reaccionarios.”

Las asociaciones vecinales y las ONG de desarrollo madrileñas mantienen una colaboración estrecha desde el año 2016 para el impulso de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible, un plan de lucha contra las desigualdades y de defensa de los derechos humanos con un enfoque medioambiental. Esta Agenda, aprobada en la ONU a finales de 2015, establece la implicación de multitud de actores entre los que también se encuentran las organizaciones de la sociedades civiles locales. Bajo este paraguas, ambas entidades están realizando talleres y actividades en los distritos de la ciudad de Madrid para poner en común experiencias y propuestas para la formulación de políticas públicas basadas en el desarrollo global y sostenible.

Convenio de colaboración

En la mañana de hoy el presidente de la FRAVM, Quique Villalobos, y el vicepresidente de la Red de ONGD de Madrid, Luis Cámara, en nombre de sus organizaciones, han firmado un convenio de colaboración para formalizar y dar continuidad a ese proceso en el que hasta ahora han participado centenares de personas en barrios y distritos como Villaverde, Vallecas, Prosperidad, Carabanchel, Orcasitas o Lavapiés. Decenas de organizaciones de cooperación internacional también han aportado su experiencia de trabajo en países de África, América Latina o Asia.

Fruto de ese espacio de encuentro, la FRAVM y la Red de ONGD de Madrid han expresado su deseo de “que nuestros barrios y sus calles deben ser lugares alegres de encuentro y solidaridad global, frente a quienes nos quieren en casa, tristes y atemorizados”.

Para ello, proponen “alternativas de acción social solidarias, feministas, ecologistas, inclusivas e igualitarias, desde una mirada global, incluyendo además la defensa de la cooperación internacional con países empobrecidos desde el ámbito local”. Firma convenio FRAVM-Red de ONGD de Madrid

FRAVM
La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) es una organización sin ánimo de lucro que agrupa a la mayoría de entidades vecinales de la comunidad autónoma madrileña, y a otros colectivos de barrio como agrupaciones de mujeres, asociaciones culturales y radios comunitarias. Actualmente cuenta con 281 colectivos federados.

Red de ONGD de Madrid
Nacida en 1995 como FONGDCAM, esta coordinadora reúne a un centenar de ONG de Desarrollo con sede en la comunidad de Madrid, dedicadas a proyectos de cooperación internacional y de educación para la ciudadanía global.

 

 

 

 

 

A continuación reproducimos el contenido íntegro del comunicado.

ANTE LOS DISCURSOS POLÍTICOS QUE NO RESPETAN LOS DERECHOS HUMANOS

La irrupción de posicionamientos ultraconservadores en el panorama político y mediático, hasta alcanzar un espacio parlamentario en Andalucía, no ha dejado indiferente a la sociedad civil madrileña. Sorprende e indigna a partes iguales, que estas corrientes ideológicas que ya estaban creciendo en Europa hayan podido calar también en la opinión pública española, hasta salir de su ostracismo marginal.

Que estos partidos, caracterizados por sus postulados racistas, machistas, misóginos, xenófobos y homófobos, puedan ser elegidos como sustitutos del resto de opciones políticas parlamentarias, ya sea por convencimiento o como voto de castigo, debe hacernos pensar al conjunto de la sociedad, que es también por nuestros errores, y no sólo por los de la clase política. Debemos preguntarnos qué estamos haciendo mal para que miles de personas, frustradas por la pérdida de derechos posterior a la crisis económica y el aumento de la desigualdad global, estén abrazando estos postulados reaccionarios.

Ante este panorama, hoy más que nunca, las asociaciones vecinales y las ONG de desarrollo madrileñas defendemos y decimos alto y claro que nuestros barrios y sus calles deben ser lugares alegres de encuentro y solidaridad global, frente a quienes nos quieren en casa, tristes y atemorizados.
Que la Igualdad es un derecho irrenunciable e impostergable, porque las mujeres y el resto de colectivos desfavorecidos, no deben ni pueden esperar más para hacer efectivos todos sus derechos. Que en España, y en todo el mundo, el machismo mata y que por ello no puede haber excusas, trabas ni remilgos para acabar con esta lacra feminicida que arruina familias, barrios y municipios enteros.

Que deseamos y soñamos vecindarios mestizos, plurales, heterogéneos, donde al diferente se le acepte sin cuestionamientos ni recelos, porque aquí no sobra nadie, nadie es prescindible. Que queremos barrios dignos, limpios, seguros, habitables, sostenibles, respirables, con servicios y equipamientos públicos suficientes y adecuados a las necesidades de los vecindarios, en el marco de lo que establece la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Exigimos a todos los gobiernos, municipales, regionales y estatales, medidas concretas y urgentes para conseguirlo, desde un funcionamiento institucional legal, transparente, participativo, democrático y con perspectiva global.

Pero que cualquier falta, deficiencia o retraso en este sentido no puede ser utilizado por nadie como excusa o justificación para renunciar a los valores del bien común y optar por derroteros intolerantes, excluyentes, supremacistas, discriminatorios y totalitarios.

Por todo ello, la FRAVM y la Red de ONGD de Madrid rechazamos cualquier posicionamiento que proponga políticas machistas, insolidarias, racistas, xenófobas, homófobas, clasistas, o discriminatorias. En definitiva, propuestas contrarias a los derechos humanos que amenacen los logros sociales que hemos conquistado con gran esfuerzo en todos estos años. Invitamos a los partidos políticos con representación institucional a apartarse de cualquier posibilidad de diálogo, acuerdo o pacto con aquellas iniciativas que opten por dichas políticas.

Nos comprometemos a combatir esta amenaza colaborando con otras entidades sociales, tejiendo estrategias comunitarias en contra de las políticas ultramontanas que amenazan con alcanzar las instituciones, y explorando alternativas de acción social solidarias, feministas, ecologistas, inclusivas e igualitarias, desde una mirada global, incluyendo además la defensa de la cooperación internacional con países empobrecidos desde el ámbito local.