En la reunión la alcaldesa propuso convocar, “con carácter de urgencia” y con el fin de impulsar una nueva propuesta urbanística, una comisión técnica en la que participen “todos los actores implicados”: Comunidad de Madrid, Adif, Renfe, DCN (el BBVA), los propietarios del polígono de Malmea y el Ayuntamiento de Madrid. Es decir, todos excepto los vecindarios afectados y sus asociaciones.

Llevamos años exigiéndolo. Tantos como tiene la operación urbanística. Queremos participar en el diseño y desarrollo de los proyectos que afecten a la vida y futuro de nuestros barrios. Por ello, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales (FRAVM), en representación de las entidades de Chamartín y Fuencarral, acaba de solicitar oficialmente al Ayuntamiento, administración que liderará la nueva operación de la zona norte, su participación en todos los espacios de trabajo que se pongan en marcha a partir de ahora. Lo ha hecho a través de una carta que ha remitido al delegado del Área de Desarrollo Urbano Sostenible y a los concejales de las juntas municipales de Fuencarral-El Pardo y de Chamartín.

Además, la federación ciudadana demanda que la nueva ordenación del desarrollo norte se haga “sobre la base de los parámetros y ejes de la propuesta presentada por el Ayuntamiento de Madrid [Madrid Puerta Norte], frente al gigantismo y las metas especulativas que presiden la Operación Chamartín tal como hasta ahora la han presentado sus promotores”. Este proyecto, que cuenta con el apoyo crítico de las asociaciones vecinales, se fraguó en la mesa de trabajo creada por el Área de Desarrollo Urbano Sostenible y que estuvo abierta a todas las entidades y organismos que tenían algo que decir sobre el asunto. De este modo, “solicitamos que en el futuro se mantenga el mismo enfoque y pedimos estar presentes en las mesas, comisiones y espacios de índole diversa que se formen para definir y desarrollar la operación Puerta Norte”, subraya la FRAVM en una carta que firma su responsable de Urbanismo y Vivienda, Vicente Pérez Quintana.

Por último, “cualquier proyecto que se acometa en el ámbito tiene que priorizar las actuaciones y medidas que resuelvan los déficit y carencias que sufre la ciudad existente en el entorno, desde el aislamiento del barrio de Las Tablas hasta la contaminación acústica de Virgen de Begoña, pasando por el estado de abandono de la colonia San Cristóbal, la infradotación en materia de equipamientos públicos básicos de la red local que aqueja a todos los barrios o los graves problemas de movilidad que se producen día a día”, subraya el representante vecinal.

Recordemos que el pasado sábado tuvo lugar la presentación de la llamada Plataforma Zona Norte, espacio que agrupa a asociaciones vecinales y de pequeños propietarios de las zonas afectadas por la operación, que nace precisamente para promover la participación en su diseño de los vecinos y vecinas.

A día de hoy, la Plataforma Zona Norte está compuesta por las siguientes entidades: AV La Flor del Barrio del Pilar, AV de Valverde, AV La Unión de Fuencarral, AV Familiar Ur del Poblado de Fuencarral, AV Virgen de Begoña, AV de Montecarmelo, Asamblea Barrio del Pilar 15M, AV Valle-Inclán de Prosperidad, AV Familiar San Cristóbal, FRAVM, Asociación de Propietarios Minoritarios y Afectados por la Operación Chamartín y Asociación para la Defensa del Estado Derecho (ADED).