Después de mucho insistir y de elevar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, una solicitud de reunión, finalmente ayer el Consejero de Vivienda y Transportes, Pedro Rollán, recibió a los representantes de la citada plataforma y de la FRAVM para abordar los problemas del cierre del Metro en San Fernando de Henares. Rollán, que estuvo acompañado por su viceconsejero, el director general de Infraestructuras y el director general de la Vivienda, dio cuenta de los trabajos realizados en estos meses en el subsuelo de la localidad con objeto de asentar los terrenos sobre los que circula el metro, lo que ha permitido que, por fin, las tres estaciones de la línea 7B que permanecían cerradas desde noviembre de 2015 reabran este sábado 3 de diciembre. Durante todos estos meses, la Consejería no ha parado de inyectar mortero en diferentes tramos de la línea para afianzar el suelo y en estos momentos continúa sus trabajos en el pozo de ventilación situado en el entorno del complejo educativo El Pilar de San Fernando de Henares, que se vio seriamente afectado hace un año por el paso de los convoyes. Parte de la escuela de adultos tuvo que ser derribada y el resto de edificios del complejo, desalojados. A día de hoy siguen cerrados los locales que albergaban una escuela infantil, la Escuela Oficial de Idiomas del municipio y varias dependencias del Ayuntamiento.

Respecto a las decenas de viviendas que aún presentan desperfectos por la actividad del suburbano, los delegados vecinales recibieron un auténtico jarro de agua fría del consejero. Aunque ya ha sido adjudicado el contrato para la terminación de las obras de reparación en los hogares de las calles Pablo Olavide, Rafael Alberti, Francisco Sabatini y Ventura de Argumosa, Rollán rechazó tajantemente hacerse cargo de las casas de las calles Lisboa, Sánchez Ferlosio,Vergara y Somorrostro, pues entiende que Metro no tiene responsabilidad alguna en sus desperfectos.

El consejero indicó que, a lo sumo, podrían entrar en un programa de rehabilitación, siempre y cuando lo soliciten los vecinos y luego lo apruebe la Comunidad de Madrid con fondos de Fomento, una solución que no convence en absoluto a la plataforma, que no entiende por qué las últimas calles se han quedado fuera del plan de reparaciones de la Consejería, a pesar de que las viviendas afectadas presentan las mismas características que las demás.

“Está claro que esto solo se cambia con una intervención política fuerte o una movilización ciudadana contundente. Se abre un tiempo en el que tenemos que reflexionar y ver todo lo que se puede hacer”, sostuvo al término de la reunión Eloy Rodríguez, portavoz de la plataforma de damnificados de San Fernando. También asistieron al encuentro con los máximos responsables de la Consejería de Vivienda y Transportes el responsable de Urbanismo y Vivienda de la FRAVM, Vicente Pérez Quintana, y el presidente de la federación, Quique Villalobos.