El caos impera en los nuevos PAC. Y no es de extrañar. ¿Alguien pensaba que la dispersión de las y los profesionales de los antiguos 37 Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) y de los 41 Servicios de Atención Rurales (SAR) en los nuevos PAC sin refuerzos adicionales iba a funcionar? El pasado viernes la FRAVM ya alertó de que el nuevo modelo era inviable y que provocaría un deterioro de la calidad asistencial. Y, de momento, así ha sido. Por eso, la Federación Vecinal, que llevaba más de dos años demandando la reapertura de los SUAP, ha rechazado el sistema de PAC y solicitado volver al de los antiguos SUAP y SAR que, con sus defectos y problemas, funcionaba.

Desgraciadamente, la presidenta Isabel Díaz Ayuso, en vez de reconocer el desastre organizativo de las actuales urgencias extrahospitalarias, de forma insultante ha achacado el fracaso de su arranque al boicot de médicos y enfermeras, unos profesionales que ya se hallaban al límite y ahora tienen que aguantar el desprecio de sus responsables políticos. Resulta inadmisible que la Consejería de Sanidad avisara a muchos de ellos y ellas de sus nuevos destinos en los centros de urgencias de 24 horas la tarde anterior a su apertura, e incluso el mismo día, de madrugada.

En cada Punto de Atención Continuada debería haber, como mínimo, un médico, una enfermera y un celador. Pues bien, según profesionales de estos servicios, de los 78 centros analizados de forma presencial o telefónica el 1 de noviembre, el 9% (7) no pudieron abrir por falta de profesionales y en el 70,5% (55) de ellos faltaba alguno de los profesionales necesarios.

Solo en el 17,9% de los centros de atención sanitaria 24 horas había personal de las tres profesiones. A lo largo del día de Todos los Santos, el 79% estuvo sin médico, el 9% estuvo sin personal de enfermería y el 10% sin celadores, indica la plataforma.

El problema afecta a la práctica totalidad de municipios de la región y a numerosos distritos de la capital, tal y como han denunciado las asociaciones de la FRAVM. El 31 de octubre, la Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés (FLAVL) emitió un contundente comunicado en el que alertaba que “casi el 60% de los centros que tenían que ponerse en marcha bajo el nuevo plan de urgencias extrahospitalarias, en concreto 43 de 78, han reabierto sin médico”. Leganés tiene dos PAC. “En el centro de Pedroches el sábado y el domingo estuvieron sin médico y sin enfermera/o y solo atendía el celador que te informaba que no había médico ni enfermera. En el centro de la Fortuna han tenido doctora y celador. No tiene enfermera/o. Este centro tampoco dispone de espacio para atender las necesidades básicas, de descanso, del personal que atiende las urgencias. Guardias que los fines de semana son de 24 horas y los laborables de 17. Tampoco disponen de teléfono fijo. Los usuarios de Leganés no pueden llamar al centro para informarse si les pueden atender”, informa la federación. “En Leganés hay cerca de 200.000 vecinas/os y en los dos centros, en estos días, solamente hemos tenido una doctora y dos celadores”, resume la FLAVL, que considera la apertura de los Puntos de Atención Continuada en estas condiciones como “una nueva burla, a la ciudadanía, del gobierno madrileño del PP liderado por la Sra. Ayuso”.

En Majadahonda la cosa no ha sido muy distinta. Según una nota emitida ayer por la Asociación Vecinal de Majadahonda, en el PAC ubicado en el Centro de Salud Cerro del Aire “solo el domingo día 30 de octubre el centro dispuso del equipo sanitario completo, con médico, enfermero y celador”. “El sábado 29 solo hubo enfermera y celador, al igual que el martes día 1. El lunes día 31, por el contrario, se dispuso de médico y celador pero no de enfermera”, asegura la asociación vecinal.

El resultado de los primeros días del plan de la Comunidad de Madrid no puede ser “más desastroso”, afirma la asociación vecinal, una opinión compartida por el resto de colectivos de la FRAVM, que, como el de Majadahonda, temen además que esto sea la antesala de la reducción del horario vespertino de atención en los centros de salud. “Se trata de una vuelta de tuerca más en el desmantelamiento de la sanidad pública madrileña, especialmente donde más daño se hace, es decir en la atención primaria, ya que con este sistema se deja a la ciudadanía sin acceso a su médico por las tardes y se le ofrecen los PAC como atención de calidad cuando en realidad bajo esas siglas se van a sustituir esas consultas de tarde por las urgencias”, alerta en su comunicado la AV de Majadahonda.

Otras asociaciones vecinales como las de Puente de Vallecas, Ciudad Lineal, San Blas-Canillejas, Usera, Moratalaz, Arganzuela, Hortaleza, Alcalá de Henares o San Fernando de Henares han informado de problemas y carencias en los PAC de sus zonas en estos días.