“Con esa revisión el Gobierno municipal mantiene el tipo a aplicar en el 0,359%, con la obligación de incrementar el tipo hasta el 0,4%. Esa subida tenía que ser aplicada entre el año 2014 al 2020. Es decir, se debería haber aplicado de forma progresiva a lo largo de cada año, para que la subida anual fuera lo más gradual posible. Y así lo han ido haciendo la mayoría de los ayuntamientos de España, aplicando una subida del IBI de manera gradual año a año. Pero el Ayuntamiento de Leganés ha estado a otra cosa estos años. Y ahora se acuerda que este es el último año para aplicar la subida. Y ya han preparado las cuentas. Cada vecino de Leganés tendrá que pagar un 11,42% de subida en el recibo del IBI por su casa. Todo de una vez, sin peldaños. Eso, mientras el IPC de los salarios de los españoles apenas supera el 1%”, se quejan las asociaciones vecinales.

Según la federación ciudadana, detrás de este hecho se encuentra “una mala gestión del Gobierno municipal del PSOE y de sus aliados”. “¿Cómo cree el Ayuntamiento de Leganés que va a poder pagar esa subida la vecina o vecino que cobra una pensión mensual de algo más de 400€? ¿O una familia con ingresos precarios por su trabajo?”, se pregunta la entidad, que además de denunciar la “dejación de funciones” del Gobierno local, le insta a “trabajar para superar esas dificultades”.

En esta línea, exige “al alcalde que negocie una moratoria con el Ministerio de Hacienda para ampliar el plazo de aplicación de esta subida. La economía, ya muy básica, de las familias de Leganés, no tiene por qué sufrir su mala gestión. Reconozca ante Hacienda que no ha hecho nada hasta ahora y que se compromete a hacerlo en los próximos cinco años. Y si usted no lo hace, si no se mueve, nos moveremos los vecinos de Leganés con las asociaciones a la cabeza”, concluye la federación en su nota.

Imagen: AV San Nicasio