El acceso sur del metro de Nueva Numancia, en Puente de Vallecas, fue uno de los que Metro de Madrid clausuró en verano de 2012 con el pretexto de que estaban infrautilizados. Los perjuicios ocasionados por la medida animó a vecinos y comerciantes a solicitar su inmediata reapertura con una concentración celebrada el 10 de abril. El objetivo de esta convocatoria era denunciar el perjuicio que la clausura de este acceso ocasiona a las personas con problemas de movilidad que tienen que trasladarse hasta el acceso norte, así como las importantes pérdidas económicas en las que han incurrido los comercios de la zona. A escasos meses de que se cumplan dos años de la clausura, la AV Puente de Vallecas denuncia, además, que el acceso sur, que debería servir como salida de emergencia, se encuentra totalmente abandonado y lleno de suciedad.

A la concentración se unieron representantes de la Asociación Vecinal AFUVEVA, que una semana antes logró reunir a 2.000 personas contra el cierre del acceso más próximo al barrio de la estación de estación de Valdebernardo.

Estación de El Capricho 

Más al norte, en el distrito de Barajas, es la Asociación Vecinal AFAO la que ha recogido el malestar generado por el cierre del acceso peatonal de la estación de El Capricho, precisamente el más frecuentado de esta parada. Desde su clausura, denuncia la asociación, el ascensor sufre un “sobreuso”.

El otro acceso peatonal, apunta, se encuentra “unos 50 metros más allá del ascensor, orientado hacia las últimas casas del barrio, en la antigua zona del Motocine, y a los visitantes del jardín histórico del Capricho, que solo abre los fines de semana”. También acceden por estas escaleras los vecinos de Ciudad Pegaso “que deciden tomar el metro desde su barrio, al otro lado de la autopista A2” y los vecinos de la Alameda de Osuna, Corralejo, Coronales, etc., que se acercan en sus coches a diario para usar la linea 5 desde esa estación”.

Todo ello ha provocado varias averías en el ascensor que “en su mayoría, no han tenido rápida solución”. Uno de los últimos se produjo la noche del 8 de marzo y provocó la intervención de equipos de rescate que tuvieron que sacar a los usuarios atrapados en el elevador. Cinco días después, seguía fuera de servicio.

Como primer paso, AFAO registró una petición dirigida a la Junta Municipal de Barajas para que inste a las autoridades de Metro a que reabra la estación clausurada. “No vemos ninguna razón de peso para que no se haga y sí claros beneficios para los vecinos usuarios”, remacha.