Estos elementos de protección se han distribuido a través de las asociaciones vecinales en cada barrio y de otros colectivos sociales de la ciudad, llegando a los colegios e institutos de San Nicasio, Centro, Leganés Norte y Arroyo Culebro, entre otros, así como a entidades como la Asociación de Indigentes de Leganés o Cáritas, que a su vez las han distribuido entre personas con menos recursos y con más dificultad para acceder a este material de uso obligatorio, pero que supone un coste importante del presupuesto de las familias.

“Con esta distribución, que todavía está realizándose, en la Federación Local de Asociaciones Vecinales seguimos poniendo la atención en las personas que más lo necesitan y que lo están pasando mal en estos momentos”, indica el colectivo.

Como contrapunto, “el Ayuntamiento de Leganés sigue sin atender las necesidades de los que más están sufriendo la crisis económica, sin haber abonado las ayudas solicitadas desde el inicio del estado de alerta por la pandemia de la Covid”, critica la FLAVL, antes de añadir: “y sin diseñar políticas para trabajar contra las desigualdades y por la coherencia social. De hecho, están a punto de aprobar los presupuestos municipales, y ni siquiera hemos recibido el borrador para hacer llegar nuestras propuestas. Aun así, ya hemos podido ojearlo y, a groso modo, no supone ningún viraje hacia las políticas sociales para favorecer barrios para la convivencia, cultos, sanos, … y con la participación y la colaboración de las vecinas y vecinos”.