Durante los últimos años, la ciudadanía de la región ha sufrido constantes y crecientes recortes presupuestarios en todos los niveles del sistema educativo público, provocando su alarmante deterioro. De 2009 a 2013 el gasto educativo en la Comunidad de Madrid se redujo un 14%, la friolera de 684.163.533€. Por eso, el incremento anunciado por Cristina Cifuentes para 2016 suena como una broma de mal gusto, pues no solo resulta absolutamente insuficiente para revertir la actual situación, sino que refuerza la inversión en la enseñanza concertada en detrimento de la pública.El gasto consolidado total previsto para el año que viene supone 500 millones de euros menos que el establecido en 2009 y algunas partidas, como las destinadas a Educación Infantil, Primaria y Especial tendrán 8 millones de euros menos que en 2015.

La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) alerta de que el proyecto de presupuestos que se tiene previsto aprobar esta semana sigue sin atender la demanda ciudadana de nuevas infraestructuras y centros educativos públicos, como el tan deseado instituto de secundaria en Montecarmelo (Fuencarral), una reivindicación que el pasado fin de semana impulsó a unas 150 personas a realizar un encierro en el colegio público Infanta Leonor. La falta de infraestructuras ha producido la masificación de centros como el IES Alameda de Osuna (Barajas), cuyo alumnado triplica el número de plazas para las que fue construido. En no pocos centros encontramos ratios en las clases de bachillerato de entre 30 y 36 alumnos por aula.

Si a esta situación se une la falta de partidas suficientes en el presupuesto para el correcto mantenimiento de los centros o los recurrentes retrasos en el pago de las asignaciones destinadas a cada colegio o instituto, nos encontramos a menudo con centros que no reúnen unas condiciones mínimas para la enseñanza y que tienen serias dificultades para poder afrontar las facturas de calefacción, luz o agua.

La FRAVM denuncia también la supresión de algunas rutas escolares y de las becas de libros, que tienen lugar, además, en un curso en el que la LOMCE se ha impuesto en la práctica totalidad de cursos de la enseñanza primaria, ESO, FP y bachillerato. La implantación de esta denostada ley ha obligado a las familias madrileñas a comprar nuevos libros de texto, provocando el incremento del gasto medio respecto a años anteriores.

Frente a la propaganda oficial, la FRAVM, con la Plataforma Regional por la Escuela Pública, subraya que la política del Gobierno regional sigue basándose en detraer recursos de lo público para desviarlos al negocio privado. Con su propuesta de presupuesto para 2016, el PP continúa su política deincrementar los módulos de los conciertos y mantener las desgravaciones fiscales a los usuarios de la enseñanza privada.

La Federación ciudadana considera absolutamente necesario revertir esta política de austeridad que no ha servido sino para incrementar las desigualdades sociales, por lo que pide un aumento de los recursos destinados a la enseñanza pública en los nuevos presupuestos regionales acorde a las necesidades actuales. Con objeto de empujar en este sentido, junto a las organizaciones sindicales, de madres y padres y otros colectivos educativos que forman parte de la citada Plataforma y de la Marea Verde madrileña, llama a los madrileños y madrileñas a manifestarse el próximo jueves 17 de diciembre a las 17:00 ante la asamblea de Madrid, precisamente en el momento en el que se debatirán, para su aprobación, los presupuestos de 2016.