El 2 de mayo de 2008 se cumplirán doscientos años del levantamiento del pueblo de Madrid contra la presencia de las tropas napoleónicas. En este contexto, la Asamblea Ciudadana Barrio de Universidad (ACIBU) propone a las administraciones local, autonómica y nacional que programen la celebración del bicentenario de un episodio que, siendo clave en la historia de Madrid, es prácticamente desconocido para gran parte de los madrileños y apenas está reflejado en las instalaciones culturales y museísticas de la capital. En este sentido, ACIBU reivindica la construcción de un museo histórico o centro de interpretación del Dos de Mayo y de la Guerra de la Independencia que sirva para reunir la documentación, los estudios y el material histórico relativo a estos acontecimientos. Carlos Osorio, miembro de ACIBU y promotor de la idea, señala algunos de los objetos que podrían formar parte del fondo del museo, como las urnas de Daoíz, Velarde y Ruiz, un bajorrelieve de Daoiz, autógrafos y otros documentos, el sable del general Murat, el cuadro de las ruinas de Monteleón o el de Manuela Malasaña, actualmente ubicados en el Museo del Ejército o los cuadros de Contreras, Castellano, Pinelli, Enguídanos…, que hoy podemos encontrar en el Museo Municipal. Osorio señala, asimismo, que de prosperar la propuesta, se evitaría el traslado del material del Museo del Ejército que forma parte del legado histórico del pueblo de Madrid al Alcázar de Toledo.

El futuro museo podría ubicarse, a propuesta de ACIBU, en la nueva ampliación del Centro Cultural Conde Duque o bien en las proximidades del antiguo Parque de Artillería de Monteleón, en el Barrio de Universidad, principal escenario del alzamiento popular del Dos de Mayo, lugar de nacimiento de buena parte de los majos y majas que participaron en la sublevación y, añade Osorio, “porque allí pasaron a la historia importantísimas figuras de aquella gesta, como Daoíz, Velarde, Ruiz, Clara del Rey, Manuela Malasaña, etc” .

Amén de la construcción del museo, ACIBU reivindica la programación de actos culturales, como exposiciones, conferencias, conciertos con música de la época, actividades de hermanamiento entre los pueblos francés y español y de intercambio histórico y cultural hispano-francés, rutas explicativas de los hechos del Dos de Mayo y la constitución de un foro de historiadores.