vía de la gasolina, utilizada antaño para transportar el queroseno hasta el aeropuerto, en vía verde se hacía realidad con la aprobación del proyecto en el pleno municipal. El proyecto choca con los 195 millones de euros que ADIF, propietaria de 50.000 metros cuadrados de la superficie afectada, pide por este terreno.

Después de la lucha por conseguir la llegada del metro hasta la Alameda de Osuna, el proyecto que más ha logrado movilizar a las vecinas y vecinos del distrito de Barajas es la conversión de la antigua vía de la gasolina, utilizada antaño para transportar el queroseno hasta el aeropuerto, en vía verde.

Por fin y, después de años de movilizaciones, reuniones y asambleas, las obras de la Vía Verde fueron adjudicadas el pasado 23 de noviembre con un presupuesto de 11.800.000 euros a la empresa Construcciones Ortiz, que ya ha iniciado los preparativos para comenzar los trabajos. Se comenzará por los barrios de Alameda de Osuna y Ciudad Pegaso en unos terrenos de 96.000 m2 de superficie que son propiedad municipal y se completaría con la intervención en una parcela de 50.000 m2 de ADIF. Sin embargo, la entidad pública, dependiente del ministerio de Fomento pide 195 millones de euros por estos terrenos, una cantidad que el Ayuntamiento no está dispuesta a pagar ya que “contemplan el suelo como si fuera urbanizable y es para hacer un parque público”. En opinión de Andrés Martínez, miembro de la A.V. AFAO (Barajas), “si de aquí a unos meses ambas partes no llegan a salvar las diferencias y ADIF mantiene sus pretensiones económicas, el Ayuntamiento no podrá continuar la obra, de manera que únicamente limpiaría la zona restante cubriéndola con una capa de terrizo. También quedarían en suspenso los aparcamientos para residentes que están previstos construir en el subsuelo del terreno de ADIF. Según el Ayuntamiento, se ha dirigido por escrito a ADIF, sin respuesta alguna hasta la fecha. También la FRAVM envió un escrito el pasado 4 de diciembre al presidente de la entidad, sin que hasta el día de hoy haya recibido respuesta alguna. Los servicios jurídicos del área de Gobierno de Urbanismo, Vivienda e Infraestructuras han iniciado el expediente de expropiación de los terrenos propiedad de ADIF. Los vecinos esperamos que las dos entidades públicas lleguen cuanto antes a un acuerdo para que esta obra, que representa un vial público, social, ambiental y paisajístico fundamental para esta zona de Madrid no choque con impedimentos burocráticos o intereses especulativos económicos que la paralicen. Es ahí, cuando quien haga imposible la continuación de la obra de la Vía Verde de la Gasolina se encontrará con la adecuada respuesta de los vecinos”.

Adjudicadas las obras, el pasado 15 de diciembre se constituyó una comisión de seguimiento integrada por representantes del Ayuntamiento de Madrid, los concejales de los distritos de San Blas y Barajas, de la empresa constructora Ortiz, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y las asociaciones vecinales AFAO de la Alameda de Osuna y el Colectivo Vecinal de Ciudad Pegaso. Por acuerdo unánime de los representantes en la primera reunión, en adelante este importante vial se llamará Vía Verde de la Gasolina, un acuerdo que ratificarán los Consejos Territoriales de los dos distritos, el Pleno de sus Juntas Municipales y será elevado al Pleno del Ayuntamiento de Madrid.