El pasado 8 de julio, la publicación, en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid de la convocatoria de un contrato de servicios para la Concesión Integral de la gestión de todo lo relacionado con el Parque de Valdebernardo por una duración de 40 años hizo saltar todas las alarmas. La concesión incluye el mantenimiento y conservación del parque, de la estación depuradora de aguas residuales, la explotación de cinco quioscos (dos ya construidos), la explotación del vivero y la propiedad de los terrenos de cuatro parcelas que suman 29.809 metros cuadrados edificables.

Parte del parque forestal de Valdebernardo, que iba a ser el pulmón de Madrid en la zona este, ya había sido privatizado en parte mediante la concesión de Faunia, que con sus aparcamientos e instalaciones ocupa casi la mitad de la superficie inicial del parque.

Conocida la noticia, las asociaciones vecinales y agrupaciones locales de los partidos políticos de la oposición en Vicálvaro constituyeron la Plataforma en Defensa del Parque Público de Valdebernardo, que desde entonces ha recogido cerca de 5.000 firmas contra la polémica medida.

El curso de los acontecimientos, hasta el momento, “nos ha sido favorable”, afirma Jesús Maripérez, portavoz de la Plataforma. “El plazo abierto a las empresas para presentar su oferta de gestión del parque -explica- finalizó el 3 de septiembre. Se declaró desierto y se amplió un mes más, hasta el 5 de octubre. Volvió a quedar desierto. Poco después, el Director General de Suelo de la Comunidad de Madrid, Diego Lozano, anunció la disolución del consorcio del parque, por lo que sólo falta que cedan la gestión del espacio al Ayuntamiento de Madrid, como pedimos y que se construyan los equipamientos sociales que necesitan los vecinos de la zona”.

El pasado sábado la Plataforma quiso dar otra vuelta de tuerca en su lucha por garantizar la gestión pública del parque organizando una fiesta reivindicativa para poner de manifiesto que está dispuesta a dar la batalla para garantizar que lo que es de todos, sigue siendo de todos. La iniciativa resultó todo un éxito. 2.000 personas participaron en las actividades incluidas en el programa festivo: juegos tradicionales infantiles, clases de aerobic, de Tai Chi, de patinaje, de break dance…, una comida amenizada con la charanga La Reserva y las actuaciones en directo de Agua Zero, Seventara, Foxy Rats, Xerö y Humo.

Durante la jornada, los portavoces de la Plataforma recordaron las reivindicaciones vecinales:

1. Pedir y exigir que el Gobierno traspase las competencias sobre la gestión del parque al Ayuntamiento de la capital y que se dé por finalizada la gestión del Consorcio Urbanístico de Valdebernardo.

2. Denunciar la concesión integral como una maniobra urbanística especulativa contraria a los intereses de los vecinos y vecinas de Vicálvaro.

3. Exigir la inmediata anulación del concurso por ser el inicio de un proceso de privatización del parque.4. Crear cauces para que, de forma democrática y participativa, se pueda debatir públicamente qué uso se quiere dar a las parcelas del parque partiendo de las necesidades e intereses de los vecinos y las vecinas de Vicálvaro.