La pasada Nochebuena la sede de la AV Fleming de Coslada volvió a ser objeto de un nuevo ataque: alguien apedreó la fachada y arrojó al interior un petardo de grandes dimensiones.

En esta ocasión, apunta la entidad, “después de romper las ventanas de la oficina con un conglomerado de cemento y ladrillo, explosionaron un petardo de grandes dimensiones que a punto estuvo de quemar la documentación de la asociación y de provocar un incendio que habría afectado a los vecinos de la finca”. Se da la circunstancia, además, de que el local estaba lleno de juguetes que iban a repartir entre las familias con menos recursos.

Es la segunda vez en 40 días que atentan contra la entidad. El primer ataque se produjo el 14 de noviembre: aquel día destrozaron el rótulo luminoso y todos los carteles que anunciaban la actividad de los colectivos que ocupan el local.

A juicio de la asociación, que tiene una trayectoria de 45 años, este “no es el hecho de un gamberro”: es un “ataque planificado”, una acción de “intimidación y un atentado contra los derechos y libertades de los vecinos de Coslada a asociarse”. “Para nosotros -añade- tiene un objetivo final: la desaparición de la asociación”, pero “no lo van a conseguir”.

Por todo ello reclama al Ayuntamiento que condene estas agresiones y que ponga los medios necesarios para que esto no vuelva a suceder y garantizar así la seguridad de los asociados y la integridad de la sede de la entidad.