Un numeroso grupo de gente -un millar de personas según los organizadores, 750 según la Guardia Civil- se manifestó en la mañana del domingo 1 de julio en Morata de Tajuña para protestar contra la pretensión de Portland Valderrivas de incinerar residuos en la cementera de la localidad. En palabras de los portavoces de la AV Morata de Tajuña, ‘en la actualidad, la cementera tiene una producción muy por debajo de su potencial por la severa crisis que sufre el sector de la construcción’ y quiere ‘mejorar la situación económica de la misma quemando residuos y cobrando el canon correspondiente’. Sin embargo, considera, ‘la quema de residuos no asegura la pervivencia de la cementera y si pone en riesgo, en cambio, la salud de la población de toda la comarca’.

Tras la exitosa asistencia a la manifestación, la asociación, que lidera la oposición al proyecto, pide al Ayuntamiento morateño y a la Comunidad de Madrid ‘que tomen buena nota del rechazo social que suscita’ y advierte que luchará ‘con la misma determinación con la que lo hizo contra la quema de residuos peligrosos en la cementera y contra la central térmica’, dos proyectos que lograron paralizar.