La necesidad de respetar una distancia mínima a la hora de autorizar la instalación de antenas de telefonía móvil cerca de espacios considerados sensibles, tales como guarderías, centros educativos, sanitarios y residencias de mayores, entre otros, “sólo da quebraderos de cabeza” y es mejor, por tanto, suprimirla de la legislación vigente. Este fue el mensaje que el Jefe Provincial de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, Antonio Martín Calle, trasladó a las AMPA de los colegios Tirso de Molina y Plácido Domingo y a la AV El Planetario, en una reunión celebrada el pasado 2 de noviembre.

A ella acudieron madres, padres y representantes de la asociación vecinal para denunciar la inminente instalación de una antena cerca de los dos centros escolares. La asociación vecinal denuncia que el Ministerio de Industria “permite unos niveles exageradamente permisivos de exposición”. De hecho, añade, “el señor Martín Calle nos confirmó que nunca habían encontrado una instalación de telefonía que superara esos límites”. El problema, concluye, “es que con unos niveles tan permisivos, el Ministerio de Industria convierte la ley en papel mojado” y “España pasa así a ser una república bananera que permite a las operadoras unos niveles de emisión en los espacios sensibles (30,5 voltios por metro) 50 veces por encima de las últimas recomendaciones internacionales como las contenidas en la Resolución de Copenhague de octubre de 2010 y en el Informe Bio-iniciativa de 2007”.

Los asistentes al encuentro solicitaron a Martín Calle que “al menos en los espacios sensibles como los colegios exigieran a las operadoras que cumplan con dichas recomendaciones ya que los móviles pueden funcionar igual de bien sin exponer a la población a  niveles innecesarios de contaminación electromagnética”. “Están ustedes hablando en chino”, fue la respuesta que obtuvieron del jefe provincial.

“Además –lamenta la asociación– nos denegaron la información sobre los niveles de contaminación electromagnética que soporta actualmente el colegio. Tampoco nos permitieron –añade- ver los expedientes de otras estaciones de telefonía situadas en las proximidades del colegio, a pesar de que según el artículo 37 de la ley 30/1992 tenemos derecho a acceder a esos expedientes”.

Por último, Martín Calle hizo caso omiso a las 500 alegaciones presentadas por otros tantos vecinos y vecinas contra la intención de Vodafone de colocar antenas de telefonía a menos de 50 metros de los centros escolares, en la calle Ónice 3-5 toda vez que ‘el proyecto cumple con los requisitos técnicos de telecomunicaciones’.