Como han hecho otras veces, algunos empresarios han recurrido al discurso del miedo a la pérdida de puestos de trabajo, asegurando, sin explicar cómo lo calculan, que la puesta en marcha de Madrid Central puede suponer la pérdida de hasta 300.000 empleos. La FRAVM y las asociaciones vecinales de Centro, que califican de absolutamente desaforada, tendenciosa y carente de rigor esta previsión, invitan a la patronal a adoptar una actitud responsable y más colaboradora ante una medida que servirá para mejorar no sólo la calidad de vida de los habitantes de esta castigada zona de la capital sino del medio ambiente urbano de los barrios donde están sus negocios.

¿Cuántos puestos de trabajo ha perdido el sector de la hostelería, el comercio y el turismo en Centro tras la puesta en marcha de las APR actualmente en vigor si sus organizaciones dicen cada año que baten record de empleo? se preguntan los colectivos vecinales, antes de recordar que el distrito Centro acumula 1 plaza turística por cada 2 habitantes y 1 bar o restaurante por cada 40 residentes.

Las y los residentes del Centro necesitan urgentemente menos humos, menos ruido, menos congestión, y más espacios para el peatón. Por eso, la FRAVM y las asociaciones de Centro dan la bienvenida a Madrid Central, una iniciativa que debía de haber entrado en funcionamiento a principios de 2017 y que llevan más de diez años reclamando.

Madrid Central es una apuesta necesaria. La salud y el bienestar de la ciudadanía no es moneda de cambio. Más allá de problemas de movilidad derivados del tráfico rodado, el Centro sigue siendo el distrito de Madrid más afectado por el ruido y la polución. Según el informe de Ecologistas en Acción La calidad del aire en la ciudad de Madrid en 2017, el año pasado 15 de las 24 estaciones de medición de la capital rebasaron el valor límite anual de contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) para la protección de la salud (40 microgramos por metro cúbico). De esas 15, 8 se encuentran en el interior de la M-30 y Escuelas Aguirre (Retiro) fue la que aportó los valores más elevados. La contaminación por NO2, que en la capital procede en un 80% de los gases de los vehículos a motor, sigue aumentando, y Madrid, por octavo año consecutivo, volvió a superar los límites que marca la legislación europea. Estos niveles, sumados a los de otros contaminantes como las partículas en suspensión o el ozono troposférico, nos sitúan ante un grave problema de salud pública. Recordemos que en España fallecen 20 veces más personas por contaminación atmosférica que por accidentes de tráfico.

Los vecinos y vecinas de Centro demandan algo tan básico como el derecho a la salud, al descanso y a un medio ambiente saludable para todos, y aplaudirán todas las medidas que avancen en esta dirección. Necesitamos centros urbanos en que se pueda también vivir de forma digna y no sólo diseñados para para comprar y consumir.

Por todo lo anterior, la FRAVM y sus asociaciones de Centro saludan la llegada de Madrid Central y solicitan al Ayuntamiento que no demore más su puesta en marcha y siga adelante con sus últimas previsiones. Además, invitan a la ciudadanía a estar atenta a las campañas informativas que se van a desarrollar para evitar molestias: El Centro Sin Coches se Disfruta Mejor.