La asignatura de religión se ha convertido en objeto de polémica. Mientras la Iglesia lleva semanas recogiendo firmas en la puerta de las iglesias, lanzando mensajes en defensa de la obligatoriedad de la asignatura de religión y difundiendo mensajes del Vaticano en el mismo sentido, las asociaciones, sindicatos y partidos que forman parte de la Plataforma por una Escuela Laica, a la que pertenece la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, hablaron ayer alto y claro lanzando un mensaje al equipo de Gobireno de Zapatero: que la religión salga fuera del currículo escolar y que no se pague el adoctrinamiento religioso con dinero público. No están dispuestos, sin embargo, a que esta reivindicación caiga en saco roto, para lo cual han pedido una reunión con la viceministra primera, María Teresa Fernández de la Vega, según dieron a conocer ayer en una rueda de prensa que contó con la presencia y el apoyo de la directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás y la escritora Almudena Grandes. Advirtieron, asimismo, que si la religión permanece en el horario escolar, tal y como prevé el proyecto de reforma educativa del Gobierno, la Plataforma llevará sus reivindicaciones hasta el Tribunal Constitucional remitiéndose al artículo 16.3 C.E., que establece que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”.

La Plataforma, integrada por veintiocho organizaciones, entre las que se encuentran la Confederación Española de Padres de Alumnos o el Sindicato de Estudiantes, reivindica la derogación de los acuerdos con el Vaticano, rubricados en 1979, respondiendo a la convicción de que hay una mayoría social que demanda una secularización más intensa de la vida pública. Aunque por el momento descarta llevar a cabo movilizaciones, la Plataforma no va a estar ni quieta ni callada. Por el momento, permanece a la espera de ver cómo se desarrolla el encuentro con Fernández de la Vega. Después, ya se verá.