Las vecinas y vecinos de Usera quieren pan, pero también quieren rosas. En el barrio de Orcasur (12.500 habitantes) existe una biblioteca de 200 metros cuadrados en los que apenas caben los 30.000 libros del fondo bibliográfico y en la que la demanda no deja de crecer: entre 1997 y 2007 los préstamos han crecido en un 1.100% y los usuarios en un 2.000%. La falta de espacio es tan acuciante que se han tenido que suspender varias actividades de fomento de la lectura.

El Ayuntamiento de Madrid incluyó la construcción de una nueva biblioteca en la calle Fernando Ortiz en el marco del Plan de Actuaciones de Usera (2006-2008) pero ha tenido que paralizar la ejecución de la biblioteca al no ser la parcela de titularidad municipal. “Ahora -denuncian las asociaciones vecinales de Orcasur y Grupo Martes de Orcasur- nos ofrecen una ubicación muy alejada de las viviendas. Las asociaciones vecinales y las AMPA de los colegios exigimos que esté en el centro del barrio para evitar que los niños que durante años han tenido que sufrir unas penosas condiciones de acceso a la cultura no tengan que desplazarse para estudiar o pedir prestado un libro”.

En el cercano barrio de San Fermín (30.000 habitantes), hace ¡14 años! que la asociación vecinal se vio obligada a abrir una biblioteca que hoy tiene registrados 532 usuarios porque la más cercana está en la calle Rafaela Ibarra, a 45 minutos mínimo en autobús. Por la sala de estudio de la biblioteca de la asociación pasan los alumnos de la Escuela Infantil San Fermín, el Colegio Público República de Brasil y de varios institutos cercanos. La asociación vecinal de este barrio que, a decir de Víctor Renes, portavoz de la AV Barriada de San Fermín “está urbanísticamente aislado por barreras naturales -río Manzanares- y de comunicación -red de autovías-”, ha visto duplicada su población en apenas unos años, por lo que “necesita de forma urgente una biblioteca para garantizar la promoción social y cultural de nuestras vecinas y vecinos”.

Con el objetivo de conseguirla, el próximo sábado 26 de abril harán entrega al alcalde de Madrid de un libro que recoge las más de 2.500 firmas que han acumulado con esa demanda y un segundo volumen que incluye los dibujos de las niñas y niños de los centros educativos de San Fermín, “la más alta expresión del deseo cultural de quienes serán el futuro del barrio”.