El modesto barrio de Begoña vive a la sombra de las Cuatro Torres. Su progresivo deterioro contrasta con la opulencia de de los cuatro rascacielos más altos de la capital, un conjunto de edificaciones de lujo que en unos años se multiplicará con la ejecución del proyecto de prolongación de La Castellana. El Ayuntamiento tiene previsto levantar en la zona el corazón financiero de la ciudad, algo que, a tenor de la FRAVM, se pretende hacer a espaldas del vecindario.

En el marco de la campaña informativa que la FRAVM está llevando a cabo en los distritos afectados por el “Plan Parcial de Reforma Interior, Prolongación de la Castellana”, más conocido como Operación Chamartín, unas 150 personas tomaron parte el pasado 4 de febrero en una asamblea informativa que, a iniciativa de la Asociación de Vecinos de Begoña, tuvo lugar en el colegio público Enrique Granados.

En el encuentro, el responsable de Urbanismo de la FRAVM, Vicente Pérez, explicó a los vecinos el alcance sobre el barrio de Begoña del proyecto aprobado por el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad Autónoma y el Ministerio de Fomento, y criticó que “no resuelve sus principales problemas de ruido, los cuales están causados por la M-30, que corre paralela a la calle San Modesto, y por la vía de tren que se encuentra paralela a Ángel Múgica”.

Si bien el plan señala que se procederá a cubrir las vías del tren, no se ha tenido en cuenta el tramo de ferrocarril que atraviesa Begoña, por lo que, en sus alegaciones a la operación, la asociación vecinal ha solicitado su cubrimiento completo y que se estudien soluciones para eliminar el ruido y aprovechar, para disfrute del vecindario, la zona recuperada, una de las reivindicaciones ciudadanas más antiguas. De la misma forma, la M-30 se soterrará parcialmente y la entidad ciudadana ha pedido que se ejecute el cubrimiento hasta la avenida de la Ilustración.

En las alegaciones también se reclaman más equipamientos de carácter social y cultural, así como suficientes aparcamientos para residentes y una remodelación interior del barrio, ya que, en palabras de la presidenta de la AV de Begoña, María Ángeles Sánchez, “el Ayuntamiento nunca ha dedicado la suficiente atención al barrio como para hacerle merecedor de obras de mejora, y éste presenta hoy un estado lamentable”.