El jueves 29 de enero la oficina del Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE) de Villaverde Alto situada en la calle Real del Pino cerrará sus puertas. Desde ese día, los más de 15.000 desempleados del barrio deberán trasladarse hasta la calle Canillas, en Prosperidad, situada a varios kilómetros de su domicilio.

La decisión es, en palabras de la AV La Incolora, inadmisible. “Están las oficinas de empleo de la calle Salsipuedes, en el propio barrio y las ubicadas en el distrito de Usera”. Obligar a los parados a trasladarse hasta Prosperidad “oculta la clara intencionalidad de incrementar el número de desempleados desanimados que desisten de buscar empleo para disminuir el número de parados”. A nadie escapa las dificultades que tienen las personas desempleadas y las familias con menos recursos para acceder al transporte público. “Hay mucha gente que no se puede permitir pagar un billete de metro o de autobús”, remachan.

El miércoles 28 de enero, un día antes de la clausura, la asociación y la asamblea popular del 15M entregarán las 3.000 firmas recogidas en estos últimos días (agotaron en varias ocasiones los formulario de queja de la oficina de empleo) pidiendo que se busquen soluciones alternativas, que existen y son viables, para evitar el desplazamiento de los miles de vecinos y vecinas que utilizan este servicio público.