Francisco Caño, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) ha presentado esta mañana un manifiesto de adhesión de la organización a la candidatura de Madrid para albergar los Juegos Olímpicos de 2012. Caño considera que el proyecto es un reto que no sólo implica a las instituciones, sino también a los vecinos anónimos ya que “un evento de estas características va a suponer el impulso de muchos sectores económicos y sociales de Madrid y la puesta en marcha de un amplio conjunto de medidas encaminadas a la mejora de la calidad urbana” .

La FRAVM, una organización que agrupa a más de 200 asociaciones y 180.000 vecinos apoya la candidatura, en palabras de su presidente, “porque esperamos que aspectos como la creación de nuevas instalaciones deportivas, la mejora de la red de transporte público y el fomento de su uso, la mejora en las condiciones de accesibilidad en instalaciones, transportes, hoteles, etc., el impulso de mejora del medio ambiente, el desarrollo de proyectos sociales, como la erradicación del chabolismo que equilibran la ciudad o la creación de nuevos espacios verdes sea una realidad para todos nosotros”.

En este sentido, la FRAVM ha anunciado que va a proponer un protocolo de colaboración al Ayuntamiento de Madrid a través de la concejalía de Economía y Participación Ciudadana sobre dos líneas de actuación básicas: el fomento del voluntariado, constituyéndose la Federación como una de las agencias promotoras y la promoción del deporte base en todos aquellos distritos en los que las asociaciones de vecinos disponen de equipos deportivos.