El Ayuntamiento va a proceder al cerramiento del parque de Pradolongo sin contar con los vecinos. Con esta decisión, el Partido Popular terminará con el primer parque de España diseñado con participación vecinal. Un vistazo a la hemeroteca nos ilustra sobre los orígenes del parque. El 19 de diciembre de 1978 el diario El País publicaba la siguiente noticia: ‘Pradolongo, primer parque diseñado por los propios vecinos’. Relataba este diario madrileño que los vecinos, tras ponerse en contacto con el delegado municipal de Saneamiento y Medio Ambiente, cargo que entonces ocupaba Florentino Pérez (el presidente del Real Madrid C.F.), se logró un acuerdo por el que el Ayuntamiento respetaría la opinión de los vecinos a la hora de diseñar el parque.

El intento vecinal era doble: convertir en parque la pradera de Pradolongo y que éste estuviera ejecutado de acuerdo con las necesidades y gustos de los vecinos que lo iban a usar. Ello significaba acometer democráticamente la obra. Se empezó por llevar a cabo una encuesta que arrojó los siguientes datos: los vecinos deseaban un parque donde poder pasear, escuchar música, presenciar espectáculos, leer con tranquilidad y donde los niños pudieran. La encuesta fue costeada por el Ayuntamiento y, para que fuera lo más transparente posible, fue elaborada, aplicada y codificada por los propios vecinos.

Finalmente y, no sin dificultades ya que los escombros acabaron con la pradera, el Pradolongo fue inaugurado respetando la voluntad vecinal por el entonces alcalde, Enrique Tierno Galván. Pero los tiempos cambian y el equipo de Gobierno de Alberto Ruiz Gallardón ha decidido gastar la nada despreciable cantidad de 936.000 € (155 millones de las antiguas pesetas para cerrar el Pradolongo con una verja que impedirá la comunicación entre los barrios que le circundan y mantendrá cerrado el parque durante la noche. Las obras, que comenzarán en breve, se realizarán por tramos hasta vallar todo el parque. Las razones que esgrime el presidente de la Junta Municipal, Jesús Moreno para cerrar el parque son, en opinión de las asociaciones de vecinos, “para sonrojarse: dice que con el cierre pretende evitar que entren inmigrantes y que se produzcan actos vandálicos, toda una declaración de los principios xenófobos de este concejal”.

Por todo ello, la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Usera convocó una cadena humana alrededor del parque el día 3 de Febrero, en defensa de la conservación “del Pradolongo como un parque abierto y democrático y a disposición de todos los vecinos que quieran disfrutar de él a cualquier hora del día”.