“Propuesta de Modificación Organizativa en Atención Primaria”. Con este nombre tan engañoso, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid quiere reducir la jornada de las consultas en 14 centros de salud de la región, entre ellos el de Maqueda, situado en el barrio de Aluche, en pleno distrito de Latina. Eso quiere decir que desde enero la atención de los médicos de familia finalizará a las 18:30, y a partir de esa hora solo prestará servicio en estos centros un retén de Urgencias. Según el Gobierno regional, se trata de una experiencia piloto que posteriormente hará extensiva a los demás centros de atención primaria de la comunidad autónoma.

La propuesta se ha topado desde el primer momento con la oposición de las asociaciones vecinales y de su federación regional, la FRAVM, de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MESDAP) y de los sindicatos CCOO, UGT y CGT, entre otras organizaciones. Y, en el distrito de Latina, con el rechazo de su tejido asociativo, que ha convocado una manifestación para mañana ante las puertas del citado centro de salud. Con el lema “No a la reducción del horario de tarde. Queremos ser atendidos por nuestros médicos, no en Urgencias”, la Coordinadora Vecinal de Latina (COVELA), las asociaciones vecinales de Aluche y Campamento y la Mesa de Salud y Sanidad de los Foros Locales de Latina, ha realizado un llamamiento a la vecindad para concentrarse con cacerolas a las 18:00 en la puerta del equipamiento, que se encuentra situado en el número 44 de la calle Seseña (Metro Campamento).

En un comunicado que acaban de hacer público, estas entidades, que critican que el cambio se esté gestando “con total secretismo y en fechas de fiestas para ver si nos despistamos”, se preguntan si con esta modificación horaria la Comunidad de Madrid piensa reducir sus listas de espera en atención primaria, cuando “seis millones de citas al año se realizan a partir de las 18:30”.

A tenor de los colectivos vecinales, el plan regional “va a significar que habrá muchos usuarios que no podrán asistir a la consulta antes de las 18.30 por su jornada laboral, así como niños y niñas por sus actividades escolares, y serán atendidos como una urgencia en lugar de por su médico habitual, con lo que se rompe la continuidad asistencial y las Urgencias se saturarán”.Cartel centro de salud Maqueda cacerolada

Además, implicará que se solapen “el turno de la mañana y la tarde de los profesionales en centros de salud que en muchos casos carecen de espacio, que las enfermeras estén menos tiempo en las consultas porque las tendrán que ceder a los médicos/as y que se reducirá aun más el tiempo de atención por consulta a los pacientes”.

 

La plataforma de centros de salud y la mayoría de los sindicatos alertan que la modificación “podría terminar dejando un solo turno, con lo que sobraría la mitad de la plantilla y a medio plazo las plantillas de atención primaria (enfermería y médicos/as) de Madrid disminuirán entre un 20 y un 25 %”.

Las asociaciones vecinales de Latina denuncian que la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP, toma este tipo de medidas “con el único objetivo de degradar y desmantelar la atención primaria favoreciendo a los seguros privados, ya que para los usuarios suponen más saturación y peor calidad asistencial”.

“Usuarios y pacientes queremos más recursos económicos, más enfermeras, médicos/as, suplentes, pediatras, en lugar de recortar y reducir el horario. Por ello, exigimos que retiren la Propuesta de Modificación Organizativa en Atención Primaria. La sanidad pública no se vende, se defiende”, concluyen los colectivos vecinales en su nota.