El Tribunal Constitucional ha decidido suspender la aplicación del euro por receta en Madrid tras admitir el recurso presentado por el Ejecutivo español mientras delibera si es una medida anticonstitucional.

El Ejecutivo autonómico, presidido por Ignacio González, ordenó a las farmacias iniciar el cobro de un euro por cada receta expedida a partir del pasado 1 de enero. Y lo hizo a pesar de la oposición del Gobierno central, de los farmacéuticos, que rechazan ser ‘recaudadores’ de una tasa con la que no están de acuerdo y de la ciudadanía y a pesar también de que ni siquiera tenía listo el sistema informático que permite al farmacéutico saber cuándo ha llegado un ciudadano al tope de su aportación, establecido en 72 euros. Solo en los primeros días de aplicación de la medida, la ciudadanía madrileña ha pagado un sobrecargo de las medicinas de 5 millones de euros.

La admisión a trámite del recurso supone la suspensión automática del pago del polémico euro durante cinco meses.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha anunciado que el Gobierno que dirige acatará “inmediatamente” la suspensión del cobro, pero ha advertido de que tendrá que revisar las consecuencias de la medida en el capítulo de ingresos de las cuentas autonómicas “para aplicar los ajustes necesarios”.

La FRAVM, que activó una campaña de movilización en los barrios animando a las vecinas y vecinos de la Comunidad a reclamar el euro, saluda la decisión del TC y advierte, por su parte, que no aceptará más recortes en la sanidad pública y que continuará promoviendo y participando en las movilizaciones contrarias a la privatización de la sanidad que el Gobierno autonómico está llevando a cabo desoyendo el clamor de la ciudadanía y promoviendo medidas que podrían ser contrarias a lo recogido en la Constitución.

Foto: Madridiario.