Nadie entiende como el precio de un abono que utiliza uno de cada cuatro viajeros puede elevarse un 21,6% de un día para otro, máxime cuando el IPC en la Comunidad de Madrid ha presentado en estos meses valores cercanos a cero e incluso negativos. La propia Comunidad de Madrid reconoce que nunca antes se había aprobado una subida tan espectacular. ¿Por qué entonces sigue adelante con una medida tan impopular, que nace con el rechazo de sindicatos, la oposición política, asociaciones de consumidores, la federación de municipios y las asociaciones vecinales? Estas últimas reclaman su retirada inmediata y amenazan con llevar a la calle su indignación por una política, la del Gobierno regional, que carga sobre los hombros de los contribuyentes su mala gestión del sistema de transporte. La FRAVM, que siempre ha defendido un modelo de movilidad basado en la extensión y desarrollo de un transporte público para el región no sólo eficaz sino asequible a toda la ciudadanía, critica también el hecho de que el nuevo acuerdo, que afectará a los usuarios del Metro clásico, la EMT y los metros Sur, Norte, Este, de Arganda y el Metro Ligero, se ha producido en pleno puente de la Constitución, cuando un amplio porcentaje de los madrileños y madrileñas se hallaba fuera de la región. Desde que Esperanza Aguirre se hiciese con el Gobierno de la Comunidad, en 2003, el Metrobus se ha incrementado nada menos que un 109%. ¿De esta manera piensa la presidenta alentar el uso de los medios de transporte públicos?

La FRAVM recuerda que en 2008 la Comunidad de Madrid ya aprobó tres subidas tarifarias, de tal forma que los precios del transporte público se incrementaron en un año una media del 9%, el triple del IPC regional. Ante ese incremento desproporcionado, las asociaciones vecinales recogieron más de 6.000 firmas de protesta, que consignaron el pasado 10 de marzo en la sede de la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad.

Por todo ello, pide la retirada inmediata de la nueva subida y exige que las tarifas del transporte público nunca suban más del IPC.