Los vecinos y vecinas han recibido con estupor y rechazo la notificación remitida por la Junta Municipal de Arganzuela para desmantelar y entregar la parcela que acoge el Huerto Las Vías el 22 de enero. El huerto urbano comunitario, abierto a toda la vecindad, es un punto de encuentro y convivencia en el distrito que reúne a varias generaciones en torno a la siembra y el cuidado de las plantas. Entre sus numerosas actividades, el huerto recibe la visita y participación de niños, jóvenes, adultos y mayores: visitas semanales de niños y niñas del cercano colegio Marqués de Marcenado para que los más pequeños tengan su primer contacto con la agricultura, de personas atendidas por el Centro de Rehabilitación Psicosocial (CRPS) de Arganzuela o de grupos de mayores de Madrid Salud dentro del programa de #SoledadNoDeseada del Ayuntamiento.

El espacio es hoy un vergel, fruto de horas de esfuerzo, duro trabajo e ilusión de más de cincuenta hortelanas y hortelanos, que ahora miran con incomprensión y asombro cómo la Junta Municipal de Arganzuela exige que todos los cultivos sean arrancados y destruidos.

El huerto de las Vías nació a partir de una propuesta de los Presupuestos Participativos en 2016 y la cesión a la Asociación Vecinal Pasillo Verde Imperial para 4 años en diciembre de 2017 de una parcela municipal del polideportivo Marqués de Samaranch que estaba sin uso, dentro del programa de huertos urbanos comunitarios diseñado con la FRAVM y la Red de Huertos Urbanos. En mayo de 2018, en un concurso público, Pasillo Verde Imperial ganó la gestión por 2 años prorrogables. Pero en 2019, unas obras en el polideportivo llevaron a la suspensión temporal de la cesión y a un traslado del huerto a otra parcela alternativa hasta el final de las obras. A pesar de diversas peticiones realizadas por la asociación vecinal, la Junta de Arganzuela nunca notificó a la entidad el final de las obras, el retorno a la parcela original y, por lo tanto, el fin de la suspensión temporal. Por todo ello, el colectivo rechaza la decisión tomada por la junta de distrito, considera que aún le queda un año de cesión y anuncia que recurrirá a la justicia para impedir el desalojo el 22 de enero.

Asimismo, los vecinos y vecinas denuncian la falta de transparencia y sensibilidad de la Junta de Arganzuela y el Ayuntamiento al haber mantenido en secreto unos planes para desmantelar un huerto que, a su juicio, no solo no hace daño a nadie sino que regala salud y alegría, algo muy necesario en estos tiempos de pandemia donde cuidar la salud física y mental de los ciudadanos es más necesario que nunca.

Por todo ello, la asociación vecinal pide a la junta municipal de Arganzuela y al Ayuntamiento de Madrid que reconsideren la decisión tomada y mantengan abierto el diálogo con los vecinos y vecinas.

 

 

 

Si deseas apoyar la petición de la asociación vecinal, puedes firmar electrónicamente en el siguiente enlace de Change.org