De igual forma, muestra su preocupación y condena la persecución y el señalamiento contra personas concretas, activistas del movimiento ciudadano que, de manera desinteresada, llevan décadas dejándose la piel por sus vecinos y vecinas. Estos señalamientos recuerdan a las épocas más oscuras de nuestra historia. En este marco, la FRAVM rechaza de plano las vergonzosas amenazas vertidas esta mañana por responsables del PP madrileño contra la citada asociación vecinal y otras dos entidades ciudadanas.

Las asociaciones vecinales de la región, al igual que ha hecho la AV de Palomeras Bajas, han apoyado desde el primer momento la movilización contra el deterioro de la enseñanza pública, sumándose a las plataformas surgidas a tal efecto y poniendo a su disposición locales y recursos y consideran escandalosa la creación de una polémica absolutamente artificial en torno a la venta de las camisetas verdes.

Por ello, demanda a la presidenta regional que, en vez de hacer gracietas que solo buscan desplazar el foco de atención del verdadero problema, retire sus polémicas medidas y se siente a negociar con una comunidad educativa que nunca antes se había mostrado tan unida en su lucha por la defensa de la calidad de la enseñanza.