‘La batalla que hemos encabezado durante años para obligar a Orange a que desmantele una antena que carecía de las oportunas licencias ha dado sus frutos. Y ha merecido la pena. Es una buena noticia que puede animar a otras asociaciones vecinales a seguir peleando para que las administraciones garanticen la aplicación del principio de precaución en la instalación de antenas de telefonía móvil’. Con estas palabras celebran los representantes de la AV Jarama de San Fernando el desmantelamiento de la antena que la operadora Orange instaló en la azotea del número 2 de la calle Badajoz sin contar para ello con las preceptivas licencias.

A instancias de la asociación vecinal, el Ayuntamiento de San Fernando de Henares mantuvo varias reuniones con responsables de Orange, forzándole a desmantelar la antena con la advertencia de que el Consistorio la desmantelaría subsidiariamente si la empresa no lo hacía en el plazo acordado.

En la actualidad, el Ayuntamiento de la localidad está finalizando un Plan Especial para regular y controlar las condiciones de los repetidores de telefonía móvil instalados en la localidad. Desde mediados de 2001, cuando el Gobierno local aprobó una moratoria al respecto, no se ha concedido ninguna licencia a nuevas antenas de telefonía móvil en zonas urbanas o de especial impacto. El borrador del Plan Especial va a permitir regular esas condiciones con varios condicionantes:

-reducir la potencia máxima permitida de emisión electromagnética.-establecer unas distancias mínimas de protección a zonas sensibles como colegios, centros de salud, guarderías o viviendas.-reducir el número de antenas obligando a las operadoras a que compartan postes repetidores-establecer criterios para eliminar los impactos visuales o paisajísticos de las antenas.-controlar de forma local las emisiones de las antenas para comprobar si respectan los límites.-grabar a las compañías que instalen antenas con una tasa municipal.

La AV Jarama han agradecido en un comunicado el apoyo de todos los vecinos del barrio y la colaboración del Ayuntamiento, sin los cuales habría sido imposible desmantelar la antena.