Una gestión que, primando las inauguraciones de carácter electoralista sobre el mantenimiento y mejora del servicio, aparece como reflejo de la política ultraliberal del equipo de Aguirre, que busca cargar sobre las espaldas de los usuarios los costes derivados de las ampliaciones y nuevas obras.

En un contexto de importante recesión económica, la imposición de un incremento acumulado del precio del transporte público que triplica el IPC en Madrid “no sólo no ayuda en absoluto a las familias más desfavorecidas sino que sirve para desincentivar el uso del transporte público”, indica Carmen Lostal, responsable de Movilidad y Transportes de la FRAVM. “Es una auténtica barbaridad que, además, los mayores aumentos se produzcan en algunos de los abonos más utilizados”, como el Normal A, que pasa de 43,50 euros a 46 euros o el Metrobus de 10 viajes, que experimenta una subida de 40 céntimos.

La FRAVM destaca el hecho de que este nuevo tarifazo ha salido adelante con la oposición manifiesta de las entidades sociales y sindicales que están representadas en el Consorcio Regional de Transportes y, por todo lo anterior, promoverá y se sumará a todas aquellas iniciativas que se opongan a la subida y luchen por la congelación de los precios.

Según la FRAVM, las Administraciones no deberían cargar todos los efectos de la crisis en la ciudadanía. Insta, por tanto, al Gobierno regional a que estimule el ahorro privado fomentando el uso del transporte público, más cómodo, rápido y económico y más respetuoso con el medio ambiente que el vehículo privado, conteniendo para ello el precio de las tarifas. “La necesidad de apretarse el cinturón para hacer frente a la crisis económica no debe, en ningún caso, llegar a ahogar a los de siempre”, indica Lostal.

Dada la nula disposición de los responsables de la Consejería de Transportes a considerar las propuestas de sindicatos, organizaciones sociales y partidos políticos de la oposición de cara a la aprobación de las tarifas del año 2009, la FRAVM invita a la ciudadanía a remitir cartas de protesta a los responsables políticos por el nuevo ‘tarifazo’. La FRAVM pone a disposición de las vecinas y vecinos de Madrid un modelo de carta (fichero adjunto) con los datos de la Consejería de Transportes para que ‘los responsables políticos que desatienden las consideraciones de los agentes sociales, sindicales y políticos pulsen la respuesta de la ciudadanía a sus decisiones’.

La respuesta de las asociaciones y de los vecinos a la iniciativa no podía ser más significativa. Para muestra, un botón: la AV Jarama de San Fernando de Henares recogió 1.000 firmas de otros tantos vecinos del municipio durante una hora y media escasa. ‘Pusimos una mesa informativa en el mercado de la localidad y se nos acabaron todas las hojas de firmas en un periquete. Esto demuestra que la gente está pero que muy quemada con las contínuas subidas del transporte público’, apuntan portavoces de la entidad.