Los vecinos y vecinas rechazan la propuesta de Fomento por diferentes razones:

En primer lugar, porque invade la zona verde contemplada en el PGOUM que separa las viviendas de la autopista, y que corresponde al parque Manolito Gafotas, que a su vez fue ilegalmente reducido en su día por las conexiones de la R-5 y la M-45.

En segundo porque incrementará la contaminación atmosférica y los índices de contaminación acústica, que ya rebasan en la actualidad los límites permitidos por la ley.

Y en tercer lugar porque no resolverá los atascos, ya que los embotellamientos en esta zona son debidos a la incapacidad de la A-5 para absorber el tráfico que recibe desde la M-40.

La asociación vecinal de Carabanchel Alto y la Plataforma del PAU reclaman al Ayuntamiento de Madrid que se oponga a esta ampliación, porque supone la pérdida de millones de metros cuadrados de zonas verdes, y por los perjuicios que causará en la población cercana. De hecho, el actual alcalde declaró el 13 de mayo del pasado año, en plena campaña electoral, que solicitaría a Fomento el soterramiento de infraestructuras como la M-40.

Por todo ello, los vecinos de Carabanchel Alto, junto a los de otros barrios afectados por este proyecto, se oponen a la ampliación y solicitan el soterramiento de la actual autopista.

El acto del domingo servirá también para reivindicar que el parque Manolito Gafotas siga manteniendo toda su extensión y exigir su adecentamiento, pues, tal y como indican las entidades convocantes, “tras varios años sigue abandonado y convertido en una escombrera”.