Tras la celebración de cuatro ediciones del evento DinamizaMadriz, en “donde mostrábamos la parte más lúdica de la intervención que llevamos a cabo, este año optamos por un encuentro de intercambio y aprendizaje de otras experiencias similares que se desarrollan en otros lugares del Estado”, indican las responsables del SDV. Experiencias como la de la Asociación Barró, que trabaja sobre todo con población gitana y migrante en Madrid, o la de la Asociación Comunitaria Verdum, de Nou Barris (Barcelona), que a través de los resultados de su Plan Comunitario se adentrará mañana en los “principios teóricos y metodológicos que marcan la intervención comunitaria”.

El delegado del Área de Gobierno de Coordinación Territorial y Cooperación Público Social del Ayuntamiento de Madrid, Nacho Murgui, y el presidente de la FRAVM, Quique Villalobos, abrirán una jornada dirigida especialmente a trabajadores del sector de la intervención social, mediadores, dinamizadores vecinales o comunitarios y miembros de las asociaciones vecinales. Además de los proyectos mencionados, los asistentes podrán conocer de la mano de sus protagonistas otros como el “Programa de mediación y convivencia” de la Diputación de Sevilla o la labor en mediación comunitaria y resolución de conflictos del Centro de Cultura por la Paz Can Jonch del Ayuntamiento de Granollers. Y, por supuesto, la rica trayectoria del Servicio de Dinamización Vecinal de la FRAVM, una iniciativa que, a demanda del movimiento ciudadano, se pone en marcha en 2004 “como respuesta a los problemas de convivencia que surgen de la nueva composición social y cultural de algunos barrios de Madrid”. Desde entonces, el SDV, que actúa en el marco de un convenio suscrito entre el Consistorio y la federación vecinal, ha desarrollado miles de actuaciones de todo tipo con objeto de “contribuir al logro de una convivencia armoniosa y enriquecedora entre todos los vecinos y vecinas de los barrios, independientemente de su lugar de origen, cultura, religión, ideología o condición sexual”.

Las líneas maestras del SDV se identifican con el fomento de la participación social, el fomento del asociacionismo y, por supuesto, la gestión y mediación en conflictos antes de que estos se judicialicen. En la actualidad las y los dinamizadores de este servicio, experimentados profesionales en estas áreas, están presente en 23 barrios de la capital. Su intervención se realiza a partir de un espacio privilegiado, la sede de las asociaciones vecinales.