La confederación vecinal sale de esta manera al paso de los recientes anuncios de subida de las facturas de luz y gas para los hogares, y que a juicio del Ministerio de Energía pueden sufrir nuevos incrementos durante todo el período invernal. Subidas que el movimiento vecinal rechaza “de manera tajante”, y pide “una actuación rápida para evitar situaciones como las vividas en años anteriores en miles de hogares” que tienen serias dificultades para llegar a fin de mes. Recordemos que el invierno pasado el Gobierno recibió miles y miles de denuncias de personas en todo el Estado relativas a los abusos de las eléctricas, algo que la CEAV no va a permitir este año.

Así, la organización inició en la última semana de 2017 una serie de contactos con organizaciones sindicales, de consumidores y sociales en diversos territorios para impulsar la campaña “Energía por derecho”, una iniciativa tiene el objetivo de informar, denunciar y buscar alternativas “al actual estado de indefensión que tienen los y las vecinas ante las grandes multinacionales del sector eléctrico en el Estado español”, indica la confederación en un comunicado. En este marco, ha abierto una recogida de firmas en el portal Change.org con peticiones dirigidas al Congreso de los Diputados. Puedes firmar en el siguiente enlace.

Para hacer frente a un modelo que siempre repercute en los bolsillos de las familias, la CEAV vuelve a proponer la creación de un organismo público de control, gestión y ordenación del mercado energético, así como la aplicación del IVA reducido a la factura eléctrica, una histórica demanda de las asociaciones vecinales que recientemente ha planteado el Defensor del Pueblo.

Además, las asociaciones vecinales “creen necesario plantear la implementación de tarifas de carácter progresivo por tramos de consumo”.

Por otro lado, la confederación vecinal se muestra escéptica ante el impacto real de la nueva legislación sobre el bono social “eléctrico”, y adelanta que “va a seguir dejando fuera la mayoría de las situaciones de pobreza energética que se están dando en nuestras ciudades y pueblos”.

“La energía es y debe ser un bien público, de primera necesidad y que debe ser tratado como un suministro de interés general y común acceso”, recuerda Juan Antonio Caballero, presidente de la CEAV.