En julio de 2004 y, a iniciativa de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), el Ayuntamiento de la capital puso en marcha el Servicio de Dinamización Vecinal (SDV) con el objeto de dar respuesta, en el terreno, a los problemas de convivencia que podrían desprenderse de la nueva composición social y cultural en algunos barrios de Madrid.

En la actualidad, las dinamizadoras y dinamizadores están presentes en 20 barrios de la capital caracterizados por su heterogénea composición social y la alta presencia de personas migrantes con sus diferentes hábitos, culturas, idiomas… Durante estos ocho años de recorrido, el SDV ha trabajado para luchar de forma abierta contra el racismo y la xenofobia, sensibilizar a la ciudadanía en valores como el respeto, la solidaridad… y promover relaciones interculturales que forjen comunidades cohesionadas en una ciudad como Madrid que, como todas las grandes ciudades, favorece el individualismo.

Con esos objetivos, el servicio, asentado ya en la vida y en el tejido asociativo de los barrios, ha promovido centenares de actos informativos, culturales, talleres, charlas a partir de la demanda explícita del vecindario…, ha incidido en la prevención de conflictos y, cuando no ha sido posible, ha participado en su gestión con el resto de agentes sociales del barrio (vecinas y vecinos, comunidades educativas…).

Para dar a conocer su actividad y celebrar la consolidación del proyecto, todos los dinamizadores sumaron esfuerzos y, después de transformar radicalmente la Nave 16 de Matadero Madrid, la llenaron de talleres de manualidades, de percusión africana, de funky, de danza del vientre, de teatro… exhibiciones de ecuavoley, cuentacuentos… abiertos a la participación de las vecinas y vecinos de Madrid.

Vecinas y vecinos de diferente edad, origen y condición ocuparon la plaza y la nave del antiguo matadero, disfrutaron de las exhibiciones de ecuavoley, de la final del torneo de basket 3×3 y participaron en diferentes talleres en los que aprendieron a hacer chapas personalizadas, broches de ganchillo…

Carlos Martínez, coordinador general de Familia y Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, Nacho Murgui, presidente de la FRAVM y Manuel Osuna, ambos responsables del proyecto del Servicio de Dinamización, dieron muestra del interés, tanto del Consistorio como de la federación vecinal, de dar continuidad a un proyecto que, durante ocho años, ha aportado su granito de arena a la mejora de la convivencia en la ciudad.