Junto a la difusión de este llamamiento, que fue impulsado por Stop 5G International, estaba previsto un acto de protesta ante el Ministerio de Sanidad que finalmente fue desconvocado. En todo caso, unos días antes la Coordinadora de Madrid para una Moratoria del Plan Nacional 5G, la FRAVM, Ecologistas en Acción, Stop 5G Madrid y la PECCEM ya se habían descolgado de esa iniciativa ya que algunos de sus convocantes tenían previsto participar a continuación en una manifestación negacionista, “antimascarillas”, en la Plaza de Colón.

De cara al 26 de septiembre, estas entidades, junto a los decenas de colectivos vecinales, sociales, ecologistas y de defensa de la salud que aparecen al final de esta información, lanzaron una importante recogida de firmas virtual en la que, haciendo suya la demanda de una parte importante de la comunidad científica y médica, demandan una moratoria de la implantación de la tecnología móvil de quinta generación, al menos hasta que la investigación concluya que no representa un riesgo sobre la salud de los seres humanos y el medio ambiente. Puedes firmar esta petición a través del siguiente enlace.

Para los colectivos citados es “necesario impulsar previamente un amplio debate sobre los factores que aumentan exponencialmente” con la extensión de la 5G, fastores que recoge la petición on line:

“1. La exposición a las radiofrecuencias y sus repercusiones en la salud y el medio ambiente, ya que suman a las redes 2G, 3G, 4g, la novedosa presencia de las ondas milimétricas de la 5G (al menos 1 antena cada 100 metros, 20.000 satélites iniciales, millones de dispositivos y artefactos conectados).

2. Las emisiones de CO2 y el consumo energético, donde, lejos de ser “inmaterial”, exacerba el cambio climático y traspasa “los límites biofísicos del planeta”, aun utilizando las llamadas energías alternativas.

3. El extractivismo minero, que va a incrementar las ya elevadas demandas de la industria digital, empeorando los efectos de la contaminación, el agotamiento del agua, la destrucción de hábitats, la deforestación y las sequías, los impactos en la flora/fauna y en la salud de las personas, etc.

4. La obsolescencia tecnológica y el hiperconsumismo, ya que, con la promesa de facilitar y mejorar nuestra vida, potencia nuevas necesidades introduciendo en nuestra vida cotidiana, millones de dispositivos inalámbricos interconectados a la 5G (ropa, pañales,electrodomésticos, relojes, persianas, etc.), de los que, a mayores, resultarán un número incalculable de basura electrónica y de desechos contaminantes difíciles de reciclar.

5. La insostenible y contaminante agro-ganadería intensiva, maquillada como “intensificación sostenible” y “climáticamente inteligente”, comprometiendo la soberanía alimentaria de los pueblos y concentrando aún más beneficios y poder en unas pocas empresas agro-tecnológicas.

6. La vigilancia y control social, donde la gigantesca concentración de poder del lobby tecnológico se suma a la recogida automática de miles de millones de datos e información personal del “Internet de las cosas” y el “Internet de los cuerpos” conectados a la 5G, facilitando la monitorización del individuo durante toda su vida, algo jamás conocido hasta ahora.

7. La dependencia tecnológica y las conductas adictivas. Sin olvidar que la industria tecno-digital sigue la estrategia de la industria tabacalera, para hacer sus productos más adictivos y condicionar nuestro comportamiento, y para retrasar lo más posible las regulaciones de protección de la salud. El binomio 5G/Internet de la Cosas, culmina un proceso desregulado de dependencia tecnológica de la vida cotidiana y económica, acelerado por la “Doctrina del Shock” en tiempos de la COVID-19.

8. Además de impedir el desempeño normal de la meteorología y la astronomía, denunciado como grave por la Organización Meteorológica Mundial y el llamamiento internacional de más de 2.000 astrónomos”.

La Coordinadora de Madrid para una Moratoria del Plan Nacional 5G, con el apoyo de Ecologistas en Acción y la FRAVM llama a “atender a los diversos llamamientos científicos y de profesionales de la salud que apelan al principio de precaución y a detener el despliegue de esta tecnología”, como son:

ISDE 5G Appeal (2018), de la Sociedad Internacional de Médicos por el Medio Ambiente(ISDE), sociedad médica presente en 38 países, agrupando, solo en la sección suiza, a más de1.500 miembros.
5G Appeal, dirigido en 2017 a la UE y firmado por más de 380 científicos.
International Appeal Stop 5g on Earth and in Space, a la OMS y a la ONU, firmado por más de 290.000 personas (más de 6.500 científicos, 4.000 médicos y 3.000 organizaciones).
Astronomer’s Appeal (2020), firmado por más de 2.000 astrónomos.
Electrosmog Appeal Belgium, de 1.000 profesionales belgas de la salud, de ellos más de 500 médicos.

Y en virtud de estos, solicita “detener inmediatamente el despliegue de las redes 5G y atender” tanto a sus requerimientos como a los ya expresados por el Defensor del Pueblo (para una correcta evaluación de impacto ambiental y en aplicación del principio de precaución…), y a los de la famosa Resolución 1815 del Consejo de Europa sobre los peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos sobre el medio ambiente, para impulsar un uso ponderado de una tecnología que sea bio-compatible y respetuosa con la vida y los recursos del planeta”.

Para su moratoria, los colectivos sociales reclaman una vez más “la aplicación del Principio de Precaución ante la implementación de una tecnología que va a dar pie a una nueva revolución industrial que, como las otras anteriores, cambiará nuestra sociedad sin evaluar previamente todas sus consecuencias”. Por ello es tan importante “abrir un amplio debate social participativo, con acceso a información veraz e investigación independiente sin conflicto de intereses. Queremos decidir colectiva y conscientemente si éste es el mundo que queremos dejar a las generaciones futuras”, apostilla la coordinadora en un comunicado hecho público ante el 26 de septiembre.

En esta nota, y a modo de interesante anexo, la red ciudadana recoge algunas iniciativas que se han puesto en marcha en diferentes partes del mundo en aplicación del Principio de Precaución ante la 5G. Así, en Francia, la Convención Ciudadana por el Clima, organización de carácter consultivo y representativo, ha propuesto “analizar sistemáticamente el impacto en el medio ambiente y la transición energética de las innovaciones de forma independiente” y exigido una“moratoria a la implementación de la 5G a la espera de los resultados de la evaluación 5G en el ámbito de la salud y del clima”. En esta línea, el pasado 1 de agosto la asamblea parlamentaria de Córcega aprobó una moratoria de la 5G y a principios de septiembre unos 40 alcaldes y alcaldesas y 30 personas diputadas y eurodiputadas de diferentes formaciones políticas francesas, reclamaron en un manifiesto dicha moratoria “ante la ausencia de un debate democrático y descentralizado, en una cuestión que afecta a cuestiones, de salud, climáticas y a los derechos democráticos de la ciudadanía”. En este manifiesto, las y los representantes públicos:
– Apelan al aviso de la Agencia Nacional francesa de Seguridad Sanitaria que reconocía en 2019 una falta significativa, o incluso una ausencia, de datos relacionados con los posibles efectos biológicos y para la salud de esta tecnología.
– Reconocen que “las emisiones de las ondas 5G se suman a las de las tecnologías anteriores, 4G, 3G y 2G, lo que supondrá un aumento del nivel de exposición de la población a las radio frecuencias”. Asimismo, urgen “a cuestionar el impacto en la salud de la proliferación de objetos hiperconectados”.
– Consideran que la llegada de la 5G empeora las brechas digitales existentes y reclaman la autonomía municipal para controlar el desarrollo de las redes digitales y apostar por modelos biocompatibles, ambientalmente sostenibles (como la fibra óptica) y de sobriedad digital.
– Alertan de su impacto climático y social, de la aceleración exponencial energética y de la “explotación de recursos naturales no renovables, la contaminación por extracción de metales raros y la generación de una cantidad de residuos apenas reciclables o directamente no reciclables”.
– Alertan de la obsolescencia tecnológica e hiperconsumismo del despliegue de la red 5G y sus múltiples dispositivos conectados, aumentando aún más la huella ecológica y el peso de los residuos.
– Cuestionan los estilos de vida que conlleva y advierten de cómo el despliegue masivo de objetos conectados a la 5G contribuye a la captura de datos personales, potenciando la concentración de poder y control social de los gigantes digitales.

De igual modo, en otros lugares del mundo se reproducen reacciones institucionales pidiendo la paralización o negándose al despliegue de las redes 5G, tal y como ha sucedido en EEUU en condados y ciudades en estados como California y Hawái, o en Bélgica, en cuya capital se ha aprobado una moratoria.  También son interesantes los posicionamientos críticos de Eslovenia y de diferentes cantones suizos.

En Italia, la Resolución de Vicovaro, patrocinada por el Instituto Ramazzini (colaborador de la OMS en el estudio del cáncer), las asociaciones médicas de medio ambiente ISDE Italia y ASSIMAS y la Comisión Internacional de Seguridad Electromagnética (ICEMS), fue la base de que, entre otras instituciones italianas, 600 municipios se declararan oficialmente contrarios al despliegue del 5G, al tiempo que tres regiones aprobaron mociones de precaución en esta línea.

El Ayuntamiento de Hendaya, en el País Vasco francés, votó el 26 de agosto a favor de la moratoria del 5G “mientras no se hayan completado los estudios científicos sobre los impactos en la salud y el medio ambiente”.

En el Estado Español, el Ayuntamiento de Totana aprobó el pasado mes de julio en pleno solicitar al Gobierno central una moratoria del 5G y a realizar un estudio científico-técnico que clarifique si las radiofrecuencias emitidas por la Tecnología 5G tienen efectos negativos sobre la salud.

Las siguientes organizaciones impulsan la recogida de firmas, que inicialmente fue promovida por Ecologistas en Acción:
– Organizaciones del ámbito vecinal: Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), Federació d’Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona (FAVB), Confederación de Asociaciones Vecinales de Asturias (CAVASTUR), Federación de Asociaciones Vecinales de Gijón, Federación de Asociaciones Vecinales de Oviedo (FAVO), Federación de Asociaciones de Vecinos Rurales de Gijón “Les Caseries”, Asociación Vecinal Familiar San Cristóbal (Madrid-Chamartín), Asociación Vecinal de Sol y Barrio de Las Letras (Madrid –Centro).
– Organizaciones de personas enfermas y afectadas: Coalición Nacional de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltipley Electrohipersensibilidad (CONFESQ, que integra asociaciones y federaciones de todo el estado); Asociación de niñ@s, adolescentes y jóvenes con Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple y Electrohipersensibilidad (DOLFA); Asociación Electro y Químico Sensibles por el Derecho a la Salud (EQSDS); Asociación SOS EHS-EASC(Electrohipersensibilidad –Enfermedades Ambientales de Sensibilización Central), ASOCIACIÓN SFC-SQM EUSKADI-AESEC (Asociación de Afectados por Enfermedades Encefalomielitis Miálgica/Síndrome de Fatiga Crónica (EM/SFC), Sensibilidad Química Múltiple (SQM), Fibromialgia (FM) y Sensibilidad Electromagnética o Electrohipersensibilidad (EHS) del País Vasco), Asociación de afectadas y afectados por Sensibilidad Química Múltiple de Galicia (SQM Galicia), Asociación de personas afectadas por Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Enfermedades Reumáticas y Sensibilidad Química y Electromagnética de Ibiza y Formentera (AFFARES); Asociación de Afectados por Síndrome de Fatiga Crónica / Encefalomielitis Miálgica y Sensibilidad Química Múltiple de la Comunidad de Madrid (SFC-SQM Madrid), Plataforma Española de Personas Afectadas por los Síndromes de Sensibilización Central (PEPA), Bizi Bide (Asociación Guipuzcoana de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple y Electrohipersensibilidad).
Plataformas STOP 5G: Plataforma Stop 5G Segovia, Plataforma Stop 5G Pamplona-Iruña, Stop 5G Baleares, Stop 5G BCN (Barcelona), CONCIENCIASTOP 5G CANARIAS, Menorca Lliure 5G, Stop 5G Madrid, Stop 5G Almería, Stop 5G España, Stop 5G Zaragoza.
– Organizaciones del ámbito ecologista, decrecentista, de la solidaridad internacional, de la educación, de consumidores, de las comunidades gitana e migrante, de la defensa de la salud y contra la contaminación electromagnética: Plataforma Estatal Contra la Contaminación Electromagnética (PECCEM), Asociación Murciana Contra la Contaminación Electromagnética (AMUCCEM), Plataforma Asturiana Contra la Contaminación Electromagnética (PACCEM), Asociación Navarra de afectados por Campos Electromagnéticos (ASANACEM), Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones (AVAATE), Asociación Independiente para Defender la Salud (ASIDES), Informa.tu (Asociación para la promoción y defensa de la salud), Comité Oscar Romero de Vigo, Comité Óscar Romero de Valladolid, Comité Óscar Romero de Murcia, Asociación Nacional Presencia Gitana, Colectivo Emigrante Aragonés (CEA), Asociación Comunitat UJIxPlaneta, Ongd AFRICANDO de Gran Canaria, Asociación Bona Ona, Grupo ecoloxista Luita Verde (O Morrazo), Grupo de decrecimiento “Hasta aquí hemos llegado” (Palencia), Colectivo de acción e concienciación social de Val Miñor “Co-mando Ghichas”, Plataforma en Defensa de lo Público (PLADEPU) de Castilla y León, Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza (ADEGA), Asociación de enfermos psíquicos de Euskadi “Tubal”, Butroi Bizirik en Transición (BBT), Associació Ensalut, Rede para o Decrecemento Eo-Navia Galiza O Bierzo, Red de huertos urbanos comunitarios de Madrid (ReHd Mad!), Extinction Rebellion Barcelona.