Según la Plataforma M-50 No, en la que participan la asociaciones vecinales Fuente Lucha de Alcobendas y la Asociación de Vecinos de San Sebastián de los Reyes y la propia Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), entre otros muchos colectivos, “si se construye la M-50, Fuente Lucha y Valdelasfuentes en Alcobendas, y Tempranales, Barrio de los Arroyos, Dehesa Vieja y La Granjilla en San Sebastián de los Reyes serán los barrios residenciales donde miles de vecinos estarán expuestos a unos niveles de ruido superiores a los que la propia Comunidad de Madrid fija como máximos para las zonas de viviendas”.

Además de la población de estas zonas, se verán afectados los usuarios y usuarias del polideportivo de San Sebastián, los y las visitantes del centro comercial Alegra, así como los trabajadores y trabajadoras o deportistas de la zona de Puente Cultural, lugares donde el nivel de ruido también superará los niveles máximos permitidos. El ruido además afectará gravemente a la Dehesa Boyal, al Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares y a los parques de Dehesa Vieja y Tempranales, así como a las futuras dotaciones escolares y deportivas de los dos barrios.

En algunos puntos del recorrido, especialmente en el barrio de Fuente Lucha, en las viviendas y dotaciones de Tempranales y en el polideportivo de San Sebastián de los Reyes, el ruido será superior al que soportan las zonas afectadas por el sobrevuelo de aviones, impidiendo así el descanso de miles de personas. El ruido nocturno de la M-50 en estas zonas, según la propia Comunidad de Madrid podría llegar a los 60 decibelios, cuando el límite nocturno está en 45 decibelios.

La Plataforma M-50 No considera estos datos una agresión a la calidad de vida de los vecinos y vecinas de San Sebastián de los Reyes y Alcobendas. Por ello, indica, “seguiremos luchando para echar abajo el proyecto de cierre de la M-50, que además es ilegal, despilfarrador y muy impactante para el medio ambiente”. La Comunidad de Madrid ha ampliado el plazo de presentación de alegaciones hasta el 3 de julio, por lo que los colectivos de la coordinadora se afanan en estos momentos en recopilar declaraciones de rechazo. Tras entregar 2.000 en el Consistorio de San Sebastián de los Reyes, esperan ahora llegar a las 5.000 alegaciones antes de esa fecha.