Los barrios de San Nicasio y Centro de Leganés que se desarrollaron a partir de los años sesenta cuentan con un parque de viviendas envejecido. Muchas de estas superan los 50 años. Son viviendas, además de pequeñas, que requieren de mantenimiento tanto en fachadas como en infraestructuras básicas (cubiertas, instalaciones eléctricas y canalizaciones). Además, la mayoría carece de rampas y ascensor para permitir la accesibilidad de sus moradores, muchos de ellos personas mayores y con problemas de movilidad.

Esta es una las causas pendientes históricas que tiene el Gobierno municipal para con los vecinos de los barrios viejos, de tal manera que sus asociaciones vecinales han puesto sobre la mesa la necesidad de una verdadera política de rehabilitación de viviendas, necesaria para revitalizarlos, “posibilitar que las personas mayores se mantengan en sus hogares con dignidad, y también y no menos importante, para dinamizar el desarrollo local mediante la creación de empleo en el sector de la construcción”.

En este marco, las asociaciones vecinales de San Nicasio y Centro ha elaborado una propuesta de presupuestos que entre sus seis puntos mínimos incluye un plan de rehabilitación de viviendas en los barrios más antiguos, que recoja la “exención del impuesto de licencia de obra para instalación de ascensores, rehabilitación de vivienda (fachadas, cubiertas, electricidad, canalizaciones…) y ahorro energético”, así como una “dotación presupuestaria suficiente para hacer frente a los gastos de las obras realizadas del 2011 al 2016”.

De cara a los actuales presupuestos, las entidades barriales demandan una partida de “dos millones de euros para la convocatoria anual de ayudas para la instalación de ascensores, rampas, rehabilitación de fachadas, de cubiertas, y mejoras en la eficiencia energética”. Esta reclamación fue confirmada en una asamblea que mantuvieron con los vecinos de sus barrios el pasado 1 de marzo convocada para debatir propuestas y prioridades para los presupuestos municipales. “Por eso decidimos, desde ese momento, convertir esa reclamación en una campaña participada por los vecinos, con una recogida de firmas, y, por otro lado, en el primer objetivo para los presupuestos municipales del 2017 y siguientes”, sostienen las asociaciones, que llevarán su propuesta al pleno del Consistorio.

“Una vez aprobado el presupuesto, nos reuniremos con el gobierno para acordar la convocatoria de subvenciones para que puedan acogerse los acondicionamientos realizados por las comunidades de vecinos durante estos años que no ha habido subvenciones”, concluyen las entidades vecinales de Barrio Centro y San Nicasio.