El pasado martes, 21 de agosto, los equipos juvenil y senior del club de fútbol Racing de Villaverdecomenzaron la pretemporada. A diferencia de otros años, sin embargo, no lo hicieron en las instalaciones deportivas municipales del centro cultural Los Rosales, sino en el campo de fútbol que los propios vecinos construyeron hace unos meses en una parcela destinada a la edificación de un polideportivo que el Ayuntamiento no ha ejecutado.

La Asociación Vecinal Independiente de Butarque (AVIB) explica que los dos últimos años la Junta Municipal presidida por Joaquín Martínez Navarro, accedió a ceder el uso del campo al club durante el mes de agosto con la condición de que se hiciera responsable del buen uso de las instalaciones.

Este año, sin embargo, la Junta cambió de parecer con el argumento de que se producían muchos robos en las instalaciones y de que la cesión puede ser considerada como un agravio comparativo respecto a otros equipos, extremo que la entidad niega toda vez que el Racing no necesitaba el campo todos los días, por lo tanto, podía compartirlo con otros equipos.

Ante el inesperado giro, el equipo, que cumplió recientemente 40 años y cuenta con una escuela de fútbol en la que participan 250 chavales, optó por utilizar el campo que los vecinos de Butarque construyeron con sus propias manos hace unos meses.

El campo de fútbol autonconstruido está ubicado en el solar municipal delimitado por la calle Estefanita y la avenida de Los Rosales, una parcela de uso deportivo que debería albergar un polideportivo, un proyecto abortado por la falta de recursos municipales. El abandono al que fue sometida terminó convirtiendo el solar en un aparcamiento de camiones de gran tonelaje.

Ni cortos ni perezosos, hace unos meses, las vecinas y vecinos del barrio se pusieron manos a la obra para acondicionar la parcela al objeto de celebrar allí las primeras fiestas del barrio. Después, se decidieron a construir con sus propias manos lo que el Ayuntamiento les niega. Durante semanas, limpiaron la parcela, compraron tubos, los soldaron, los fijaron en el suelo y finalmente pintaron las líneas de lo que ya es un campo reglamentario para practicar fútbol 7.

Aunque la inauguración “oficial” del campo está previsto para el mes de septiembre, ha sido inaugurado “de facto” por el Racing de Villaverde, que ha entrenado en él durante todo el mes de agosto, compartiendo el terreno de juego con los más pequeños, lo cual pone de manifiesto, en palabras de los portavoces de la asociación, “la necesidad de equipamientos deportivos que hay en el barrio de Butarque, más cuando la Junta Municipal impide el uso del único campo de fútbol municipal que hay en el barrio a equipos históricos del distrito como es el Racing”.