El Ayuntamiento de Madrid, representantes de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid, Solidarios por el Desarrollo, la Federación de Asociaciones de Centros para la Integración y Ayuda a Marginados (FACIAM), la Fundación Rais, la Asociación Realidades, la Sociedad San Vicente de Paul-Centro Santiago Masarnau, el Programa Integral Vicente de Paul y los grupos municipales de IU y el PSOE se dieron cita el pasado 26 de noviembre para encontrar, de forma dialogada, una salida al conflicto desatado a raíz de la decisión de instalar un prefabricado para acoger a las personas sin hogar en el velódromo de Carabanchel. El ánimo de entendimiento dio lugar a una serie de acuerdos que se concretan en tres puntos. A saber:

El diálogo y el consenso son los mejores instrumentos para evitar conflictos y para solucionarlos en una sociedad democrática. En ese sentido, lamentamos que la decisión de ubicar barracones prefabricados en las instalaciones del velódromo para albergar a personas sin hogar durante la Campaña Municipal contra el frío 2004-2005 haya sido tomada unilateralmente por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid. Conscientes de que la Campaña contra el Frío no puede retrasarse, aceptamos que las instalaciones del velódromo sean utilizadas para albergar personas sin hogar, pero únicamente durante la Campaña Municipal contra el Frío 2004-20056 y en las condiciones a las que se ha comprometido por escrito la concejala de Gobierno responsable de la misma. Nos comprometemos a velar por su cumplimiento y, eventualmente, a denunciar públicamente su quebramiento. Los vecinos y vecinas asistentes a la reunión se comprometen a desconvocar las movilizaciones siempre que con carácter de urgencia se ponga en marcha una comisión de seguimiento y que en el plazo máximo de un mes se concrete una partida presupuestaria para la redacción del proyecto, así como la ejecución de las obras de acondicionamiento del velódromo de Carabanchel para uso deportivo polivalente, equipamientos sociales y culturales. A dicho uso se comprometió el vicealcalde de Madrid en el pleno del Ayuntamiento de marzo de 2004 a cambio de la retirada por el PSOE e IU de sendas proposiciones en tal sentido. Las obras deberán empezar inmediatamente después de finalizada la Campaña Municipal contra el Ruido 2004-2005. En caso de incumplimiento por parte del Ayuntamiento de Madrid, los vecinos y vecinas se sienten desvinculados de este acuerdo.