La Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Carabanchel apoya el encierro que profesionales, madres y padres de las niñas y niños escolarizados en la escuela Valle del Oro de Carabanchel han iniciado esta mañana.

La Coordinadora denuncia que la consejería de Educación no sólo ha hecho caso omiso a las peticiones de profesionales y padres del alumnado, sino que no se ha dignado siquiera a explicar a las personas afectadas la situación del colegio y el futuro del alumnado.

Los sesenta niñas y niños inscritos en el colegio Valle del Oro serán trasladados a un centro de gestión indirecta ubicado a 7 kilómetros donde tendrán que continuar el curso con nuevos educadores. Los diez profesionales que hasta el pasado 20 de diciembre trabajaban en el Valle del Oro también se han visto obligados a cambiar de centro. Padres y madres y profesionales piden que los profesores sean trasladados junto a los alumnos para causar el menor trastorno posible al alumnado y que la Consejería se comprometa a construir otra escuela infantil pública en el solar que ocupa la del Valle del Oro. Entre tanto, piden una ampliación del horario del Cinco Lobitos para que les dé tiempo a llevar y traer a los niños del colegio.

La Coordinadora vecinal, que denuncia la falta de planificación, información y diálogo que ha caracterizado la actuación de la consejería de Educación al gestionar el cierre de un colegio que presentaba grietas desde hace diez años y ha sido desalojado de un día para otro ha pedido, a través de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), una reunión con la consejera de Educación, Lucía Figar, para pedirle que el Gobierno regional construya otra escuela infantil de gestión pública en la misma parcela que ocupaba la del Valle del Oro para evitar que su derribo sirva para mermar más aún la ya débil red de escuelas infantiles públicas en beneficio de la educación privada.