El documento, que fue ratificado el pasado 27 de mayo, avala muchas de las reivindicaciones que las organizaciones de afectados propugnan desde hace años y que van destinadas reducir los riesgos para la salud de este tipo de campos. Por eso, la Plataforma insta a todas las autoridades competentes del Estado español y especialmente a los ministerios de Industria, Sanidad y Medio Ambiente a que tomen nota y se pongan rápidamente a trabajar para su aplicación. La PECCEM eLa Plataforma Estatal Contra la Contaminación Electromagnética (PECCEM) manifiesta su satisfacción por la aprobación de la Resolución 1815 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre los peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos sobre el medio ambiente. El documento, que fue ratificado el pasado 27 de mayo, avala muchas de las reivindicaciones que las organizaciones de afectados propugnan desde hace años y que van destinadas reducir los riesgos para la salud de este tipo de campos. Por eso, la Plataforma insta a todas las autoridades competentes del Estado español y especialmente a los ministerios de Industria, Sanidad y Medio Ambiente a que tomen nota y se pongan rápidamente a trabajar para su aplicación. La PECCEM espera poder participar en dicho desarrollo y que su voz sea escuchada y tenida en cuenta, como indica la propia resolución. Les avala el profundo trabajo realizado durante más de diez años.

En línea con los colectivos de afectados, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa invita a los gobiernos de la Unión Europea ‘a tomar todas las medidas razonables para reducir la exposición a campos electromagnéticos, especialmente a las radiofrecuencias emitidas por los teléfonos móviles, y en particular la exposición de los niños y jóvenes, para quienes el riesgo de tumores en la cabeza parece mayor’; a ‘aplicar el principio ALARA (el nivel más bajo razonablemente posible)’ y a ‘prestar especial atención a las personas electrosensibles’.

Respecto al uso individual de aparatos emisores de microondas (teléfonos inalámbricos DECT, Wi-Fi, WIMAX y WLAN, interfonos de vigilancia de bebés) recomienda ‘establecer umbrales de prevención para los niveles de exposición a largo plazo en conformidad con el principio de precaución, no superiores a 0,6v/m y reducirlo a medio plazo a 0,2 v/m’; “introducir un sistema de etiquetado claro que indique la presencia de microondas y señale la potencia de transmisión’, así como “el uso de teléfonos con cable en hogares, o en su defecto aparatos que no emitan permanentemente ondas pulsadas de microondas”.

Sobre la protección a la infancia, el Consejo de Europa insta a los estados de la UE a ‘diseñar en el ámbito de los diferentes ministerios (Educación, Medio Ambiente y Sanidad), campañas de información dirigidas a maestros, padres y niños para advertirles de los riesgos específicos del uso precoz, indiscriminado y prolongado de los teléfonos móviles y otros dispositivos que emiten microondas’; y a ‘dar preferencia, para los niños en general y especialmente en las escuelas y en las aulas, a los sistemas de acceso a Internet a través de conexión por cable.’

En referencia a la planificación de instalaciones, entre otras cosas, aconseja a las administraciones la aplicación de ‘normas de seguridad estrictas para controlar el impacto sanitario de las instalaciones eléctricas en las casas nuevas’, ‘reducir el umbral admisible para las antenas de conformidad con el principio ALARA e instalar sistemas de seguimiento global y continuo de todas las antenas’; y “determinar [su] ubicación consultando a las autoridades locales, residentes y asociaciones de ciudadanos afectados’.

Por último, destaca la PECCEM, el Consejo de Europa invita a ‘aumentar la financiación pública de la investigación independiente”, a que sea obligatoria “la transparencia en los grupos de presión’, así como a ‘promover debates pluralistas y polémicos entre todas las partes interesadas incluyendo la sociedad civil’.

En los siguientes enlaces puede leerse la Resolución nº 1815:En castellanoEn inglés (original)