El Ayuntamiento de Coslada no da tregua a la Plataforma en Defensa del Bosque del Humedal, el único enclave natural que queda en la localidad. “La Confederación Hidrográfica del Tajo -explican los miembros de la Plataforma- está llevando a cabo unas obras devastadoras. En apenas unas semanas -añaden- han destruido el 50% de la superficie de juncos y han talado decenas de árboles de recientes reforestaciones. El Bosque está atravesado de caminos y zanjas porque han metido maquinaria pesada a destajo”, rematan.

“Lo más grave -denuncian- es que han arrasado la mayor parte de la zona donde crece la especie botánica “estrella” del Bosque del Humedal: el cardo Cirsium pyrenaicum (Jacq.) All., una especie rara de encontrar en la Comunidad de Madrid. Este cardo es además, una fuente abundante de alimento para los jilgueros, pardillos, verderones y otras especies de aves granívoras. Las obras, por tanto, están afectando a la cadena alimentaria de aves y otros animales”.

Oscurantismo institucional

Las asociaciones que forman parte de la Plataforma denuncian que, a pesar de haber solicitado en reiteradas ocasiones la documentación del proyecto al Ayuntamiento de Coslada, ésta “sólo ha sido informada de algunos aspectos en conversaciones informales”. “Aunque el Ayuntamiento -añaden- no ha hecho público el proyecto, a tenor de las obras que están realizando, no ha recogido prácticamente ninguna de las propuestas que la Plataforma le ha trasladado para minimizar el impacto medioambiental”.

A juicio de los miembros de la Plataforma, “la magnitud de las obras emprendidas deja bien claro cuáles son las intenciones del equipo de Gobierno: convertir este enclave natural en un parque más. Con ello -añaden- desaparecerán la mayoría de las especies de aves y otros animales emblemáticos del Humedal, como las liebres y las culebras. Las dos lagunas estacionales en las que crecen los cada vez más escasos juncos “churreros” han sido atravesadas por las máquinas convirtiendo a su paso los juncales en caminos de innecesaria anchura. En el caso de la laguna norte, además, el camino ha sido rellenado con grandes piedras para mantener artificialmente el desnivel”.

La Plataforma no descarta convocar movilizaciones para denunciar la pasividad del Ayuntamiento ante las devastadoras consecuencias de las polémicas obras y la falta de transparencia informativa.