El pasado 13 de diciembre, para sorpresa de las vecinas y vecinos del barrio de Butarque (Villaverde), el Ayuntamiento sacó a información pública un proyecto de cesión de la parcela DEA del APR 17.10 “Los Rosales –C/ Calcio” a la Iglesia con objeto de “satisfacer la planificación de la Misión Apostólica del Arzobispado de Madrid, obviando las verdaderas necesidades sociales y de equipamientos de un barrio que acumula graves déficits socioeconómicos y dotacionales”, indica AVIB. La entidad ciudadana, que denuncia que el expediente fue dado a conocer durante las fiestas navideñas de manera deliberada para que pasase inadvertido, ha solicitado la paralización de esta operación con la intención de que el solar pueda ser utilizado para “satisfacer las auténticas necesidades del barrio con la ejecución de un equipamiento público como sería una escuela infantil, un centro de servicios sociales, un centro de salud o una biblioteca, por ejemplo, que no existen en la actualidad”.

En su batería de alegaciones, que AVIB presentó in extremis el pasado 2 de enero, día en que finalizaba el plazo establecido por el Consistorio, además de esta petición se subrayaba un error en la ubicación de la parcela, que aparecía ubicada en el distrito de Arganzuela en vez de en Villaverde. Iván Muñoz, portavoz de la asociación vecinal, indica que gracias a este defecto de forma, el 16 de enero el Ayuntamiento volvió a sacar a información pública el proyecto, ampliando, consecuentemente, el plazo de presentación de alegaciones hasta el próximo 2 de febrero. AVIB también expone en sus alegaciones que a escasos 500 metros de la parcela ya existe una parroquia y que el distrito dispone de más de doce iglesias, una cantidad “más que suficiente para atender la demanda pastoral del barrio”. Sin embargo, continúa, “la demanda social del barrio no es atendida por una grave deficiencia de equipamientos públicos que, incluso, aumentaría con la pérdida para el barrio de este solar destinado a uso religioso, cuando a su vez, y a pesar de las carencia dotacionales, el barrio experimentará un fuerte incremento demográfica en los próximos años por la finalización de dos importantes ámbitos residenciales que supondrá la llegada de 10.000 nuevos vecinos, duplicando casi la población actual”. “No tenemos nada, estamos rodeados de depuradoras y ahora quieren ponernos una planta de reciclaje, pero lo que necesitamos son equipamientos básicos como centros sanitarios, culturales o educativos”, se queja Silvia Núñez, la secretaria de la asociación.

Las vecinas y vecinos insisten en que el Ayuntamiento de Madrid no atiende con este expediente a los intereses generales del barrio, sino a los intereses particulares del Arzobispado de Madrid, que incluso, indican, ha rechazado otra parcela del barrio que consideraba ubicada en una “zona más bien industrial y terciaria”, por no ser “adecuada su ubicación para un Centro Parroquial”. Pero “más grave aún, si cabe”, asegura AVIB, “es la importante plusvalía, al margen de la cesión directa y gratuita en sí, que obtiene el Arzobispado de Madrid en detrimento del patrimonio y bienes municipales, de todos los madrileños”. Los vecinos han calculado que ésta superaría los 700.000 euros.

Por último, el colectivo ciudadano denuncia la existencia de numerosas irregularidades en la instrucción del expediente que anularían su validez jurídica. Así, no se habrían aportado informes y certificados prescritos por la legislación vigente como la memoria justificativa de los fines perseguidos con la cesión, el acuerdo inicial del pleno corporativo de incoación de expediente de cesión gratuita, el dictamen suscrito por un técnico que asevere que los bienes no son necesarios para la entidad local ni es previsible que lo sean en los diez años inmediatos, la certificación del Inventario o el Informe del Interventor. Igualmente, AVIB asegura que del expediente sometido a información pública se han eliminado o sustraído otro tipo de documentos relevantes, como todos los escritos de salida del Ayuntamiento de Madrid dirigidos al Arzobispado.