La salud mental será el próximo objetivo de las políticas privatizadoras de las administraciones públicas, advierten las organizaciones promotoras de la Marea Blanca, que volverá a salir a la calle por 29ª vez el domingo 15 de febrero.

La Mesa en Defensa de la Sanidad Pública (MEDSAP) volverá a denunciar, como todos los meses desde hace más de dos años, las consecuencias del desmantelamiento de la sanidad pública que están llevando a cabo el Ministerio de Sanidad y el gobierno de la Comunidad de Madrid.

En esta ocasión, centrarán el mensaje en la irresponsable improvisación de la que hacen gala en la gestión de la sanidad y que, después de la crisis del ébola, se ha puesto de manifiesto con el lugar colapso de las urgencias sanitarias, que no solo afecta a los pacientes que comparten boxes o se hacinan en los pasillos hospitalarios, sino también a los profesionales, sometidos a una ingente carga de trabajo y, en el caso de los profesionales de enfermería, a unas condiciones laborales en creciente precarización.

La MEDSAP volverá a reclamar la provisión de medicamentos de última generación para los enfermos de hepatitis C y a denunciar la conversión en negocio de la donación altruista de sangre, la creciente derivación a la sanidad privada al tiempo que siguen liquidando los recursos de la sanidad pública, entre ellos el despido de 7.000 trabajadores, y la exclusión sanitaria de casi un millón de personas como consecuencia de la aprobación del decreto 16/2012.

Estos recortes y privatizaciones, recuerdan, son un atentado contra la salud pública. Los recortes matan y, advierten, la ciudadanía madrileña no se cruzará de brazos ni se callará ante la mercantilización de la salud.

La Marea Blanca partirá a las 12h de la sede del Colegio de Médicos (C/ Santa Isabel 51) y finalizará frente al Ministerio de Sanidad.