Según los cálculos de la citada plataforma, que se concentró durante varias horas frente a las puertas del Ramón y Cajal, el hospital contará con 400 camas menos en el año 2010 como consecuencia de “la política privatizadora encubierta de la Administración y de su estrategia de favorecer a la sanidad privada facilitando el trasvase de enfermos de la red pública a las clínicas de gestión privada, con la consiguiente reducción de recursos para la sanidad pública’.

‘Todo ello no deja de poner al descubierto la falta de consistencia de las persistentes declaraciones de Esperanza Aguirre acerca del incremento de camas y otros medios en nuestra Comunidad así como el hecho de que la paulatina privatización de la sanidad promovida por el PP nos va a colocar a la cola de la Unión Europea en gasto público de salud por habitante. Nos hemos enterado de que el hospital ha contratado los servicios de una empresa privada para elaborar el plan director del hospital. Exigimos que se haga con participación de profesionales y usuarios y de forma transparente”, indicó Pablo Santamaría, de la asociación vecinal Las Mercedes del Barrio de Quintana.