Frente al nuevo proyecto defiende, como alternativa, una mayor optimización y explotación de las infraestructuras ya existentes en la región.

El pasado 15 de marzo, el Gobierno publicó en el BOE el “Estudio Informativo del proyecto de implantación de una doble vía entre la estación de Atocha y Torrejón de Velasco para la línea de alta velocidad Madrid-Castilla la Mancha-Comunidad Valenciana-Región de Murcia”. La propuesta, que surge como consecuencia de la ampliación de la red de trenes de alta velocidad hacia Levante, incluye, entre otras actuaciones, la construcción de 23.700 metros de vía doble, 5.328 metros de vía única en su conexión final (2.528 m en sentido Levante y 2.800 m en sentido Madrid), cinco viaductos (el mayor, de 1.468 m, en la zona de Abroñigal-Santa Catalina), un falso túnel de 400 m en Perales del Río, dos pasos superiores nuevos y la rectificación de varios viales, entre los que destaca la calle Embajadores y la carretera que une Getafe y Perales del Río.

En el Estudio Informativo realizado en 1999 para la defición de la nueva línea de alta velocidad a Levante se contemplaba el uso compartido de las vías con la línea Madrid-Sevilla desde la estación de Atocha hasta Torrejón de Velasco, pero posteriormente el Ministerio, con objeto de asegurar a largo plazo la capacidad de la infraestructura, estimó necesario crear una doble vía independendiente.

El nuevo proyecto afectará a los distritos de Retiro, Arganzuela, Villaverde, Usera y Villa de Vallecas y a los municipios de Getafe, Parla, Pinto y Torrejón de Velasco (Comunidad de Madrid) y Yeles (Toledo). El pasado 14 de abril, un grupo de asociaciones vecinales de los distritos de la capital aludidos se dieron cita en la sede de la FRAVM para abordar el posible impacto del proyecto y preparar las alegaciones que la Federación ha presentado. El Estudio Informativo de Fomento prevé que el nuevo trazado atraviese de punta a punta el Parque Lineal del Manzanares, una zona verde de 500 hectáreas que bordea el río y se prolonga desde el nudo sur de la M-30 hasta Getafe. Pero el proyecto no sólo afectaría a la vegetación arbustiva y de ribera del parque y a las llamadas “Vegas de Villaverde” sino a otros elementos que poseen una protección especial, como el Canal Histórico del Manzanares, que ha sido decladado Bien de Interés Cultural (BIC) y más de cuarenta yacimientos arqueológicos, algunos de ellos con protección tipo A, B y C.

La FRAVM, tal y como ya indicó en sus alegaciones al EI del proyecto de ampliación de la Estación de Atocha de octubre de 2006, sostiene que las infraestructuras ferroviarias existentes en Madrid son de sobra suficientes para atender la demanda actual y defiende la mejora y optimización de éstas para atender un aumento de la demanda, que deberá de ser controlada. Para la federación, carece de todo fundamento medioambiental y de movilidad el plan de ampliación de Atocha, que prevé para 2025 un crecimiento del tráfico de pasajeros del 325,83% respecto a 2006 en cómputo global (Cercanías más largo recorrido), y 24 millones de viajeros al año para Atocha en 2020 (en 2006 era de 9 millones).

Por todo lo anterior, las asociaciones vecinales solicitan la retirada del EI del proyecto de implantación de la doble vía del AVE y “la optimización y superior explotación de las infraestructuras ferroviarias ya existentes en la región de Madrid”. De continuar con el proyecto gubernamental, la FRAVM pide “que se estudie la viabilidad ecológica y técnica de un hipotético soterramiento” de las vías en las zonas ecológicamente sensibles y que “se ejerza la lealtad lealtad institucional, la colaboración, cooperación y coordinación entre las administraciones públicas para buscar de manera conjunta la solución o las alternativas que menores daños causen a los territorios, a los municipios y a los ciudadanos y ciudadanas”.