En la actualidad, 27.000 vecinas y vecinos ocupan las viviendas de Las Tablas. Pero dentro de no mucho serán 40.000, que habrán de convivir con los más de 30.000 trabajadores de las empresas ubicadas en este nuevo desarrollo urbanístico del distrito de Fuencarral. A pesar de tamaño peso demográfico, el barrio carece de las mínimas dotaciones públicas, un déficit que logró concitar la movilización de 10.000 vecinos, que en febrero de 2008 firmaron un escrito dirigido al Gobierno regional y al Ayuntamiento de Madrid denunciando que ‘nuestros impuestos, los que pagamos todos y cada uno de los vecinos de Las Tablas, no se dedican ni en un porcentaje ínfimo a la consolidación del barrio’. Las firmas sirvieron para resucitar las promesas de las administraciones pero, hasta el momento, para poco más.

‘Nos parece del todo intolerable que la Comunidad de Madrid no haya construido ya el centro de salud que se viene presupuestando desde el 2006, año en que el Ayuntamiento de Madrid concedió la parcela para la construcción del centro. Es incomprensible que el ambulatorio no se haya construido todavía teniendo en cuenta que la presidenta de la Comunidad aseguró que estaría funcionando a finales del año 2007′, lamenta la Asociación de Vecinos Las Tablas en un comunicado.

Pero eso no es todo. “Los mismo ocurre con el instituto público de enseñanza secundaria, que ya debería estar en fase de ejecución”, añade la entidad vecinal. “Los hijos e hijas de Las Tablas se verán obligados a trasladarse a otros barrios para estudiar el próximo curso. Se demuestra así la imprevisión del Gobierno regional, que no ha sabido calcular el exponencial crecimiento de la población de Las Tablas”, rematan.

Por todo ello la asociación convocó, en colaboración con las Asociaciones de Madres y Padres de los colegios Gabriela Mistral y Leopoldo Calvo Sotelo, una concentración en la calle Rabanal del Camino para exigir la inmediata construcción del centro de salud y del instituto público de secundaria. El lugar elegido para la movilización festivo-reivindicativa, que reunió a medio millar de vecinos en la mañana de ayer, se sitúa precisamente en la parcela que, esperan, albergará en un futuro próximo el ambulatorio del barrio.